La artista presentó en el programa de Pablo Motos su último trabajo 'Cuando no sé quién soy'. | Antena 3

0

Amaia Romero fue la invitada la noche de este martes de El Hormiguero. La artista acudió al programa de Pablo Motos para presentar su último trabajo, Cuando no sé quién soy, un disco en el que muestra su evolución como artista desde que salió con 19 años de la academia de Operación Triunfo. Una vez más la joven ha tirado de la naturalidad que le caracteriza y ha sorprendido al nombrar a dos de los rostros más conocidos de Telecinco: Carlota Corredera y María Patiño.

La cantante hablaba en el formato de Antena 3 sobre el single que tiene con Aitana Ocaña y explicó que ambas habían pensado en las dos presentadoras de la competencia para protagonizar el videoclip: «Una idea era utilizar a Carlota Corredera y a María Patiño de nosotras dos como en un futuro. Esto hubiese estado bastante guay, la verdad». En ese momento Motos puso unas imágenes en las que se podía ver unas fotografías de las exconcursantes de OT y al lado a las dos comunicadoras: «Está muy pensado, podría ser perfectamente», aseguró Amaia entre risas.

Tanto Carlota como María se han tomado esta comparación con humor y el mismo martes por la noche mandaron unos mensajes de cariño a Amaia a través de sus redes sociales. Mientras que la que fuera presentadora de Sálvame ha compartido la imagen de la comparativa acompañada de unos iconos de aplausos, la ganadora de la Sálvame Fashion Week ha comentado la publicación con corazones. Unas reacciones que podrían derivar en una futura colaboración entre las cuatro.

Durante la entrevista la joven también ha tenido muy presente su paso por Eurovisión en el año 2018. La artista afirmó que no fue fácil, porque le tocó vivir muchas cosas en poco tiempo y que la popularidad que consiguió en tan poco tiempo hizo que incluso le llegaron a analizar cómo era su cesta de la compra. Además, recordó momentos de su infancia como cuando no le dejaban subirse en el Dragon Khan de PortAventura por ser demasiado pequeña: «Me faltaba un centímetro, muy poquito y no me dejaron montar».