Elisa Rosa

Elisa Rosa

Querido Joan

Querido Joan. Te escribo esta carta, desde Mallorca, unas horas después de haber conocido la triste y desoladora noticia de que has dejado este mundo físico, dejándonos huérfanos de tu interminable sonrisa, y de tu asombrosa vitalidad.