Los jugadores de la UD Ibiza forman un corro para atender a Paco Jémez. | UD Ibiza

0

En busca de la reacción. Esa es la misión que afronta hoy la UD Ibiza en Can Misses, donde recibe al líder, el Eibar, a partir de las 18.15 horas. El equipo celeste se ve las caras con un conjunto armero que sólo ha cedido una derrota en lo que va de 2022. Será una papeleta difícil para una escuadra unionista que no atraviesa su mejor momento. Encadena cinco partidos consecutivos sin ganar, con tres derrotas y dos empates.

El cuadro ibicenco no podrá contar hoy con Rubén ni Fran Grima, ambos por sanción. Además, Sergio Castel es baja por lesión. Eso sí, la Udé recupera a Juan Ibiza y David Goldar para la ocasión, que podrían formar la pareja de centrales. El que seguro que saldrá de inicio en punta es Ekain, según confesó ayer el técnico Paco Jémez.

El líder también tiene alguna baja importante como la de su lateral derecho Rober Correa, que sufrió un esguince de grado II en el ligamento lateral interno de su rodilla derecha la pasada jornada. Garitano tendrá que recomponer su defensa y posiblemente colocará a Tejero en dicho puesto y recuperará a Toño García en la banda izquierda, ya que el madrileño había perdido la titularidad en los últimos encuentros.

La otra baja es la de Franchu Feullassier, que cada vez está más cerca de volver a los terrenos de juego tras su rotura de ligamento. La nota positiva será que Sergio Álvarez, una vez cumplido su partido de sanción por acumulación de tarjetas amarillas la pasada semana ante el Mirandés, podrá volver a ser convocado.

La UD Ibiza pondrá a prueba ante el líder su condición de invicto en Can Misses a lo largo de la segunda vuelta. En la ‘era Jémez’ nunca se ha hincado la rodilla en casa. Esta gran racha intentará romperla un conjunto armero que ha conseguido 28 de 39 puntos posibles este año.

Los celestes deberán tener especial cuidado con Stoichkov, su killer particular. El gaditano lleva 17 tantos este curso y pelea por el trofeo de máximo goleador.

La Udé tratará de dejar atrás su crisis y sellar la permanencia de manera virtual. Y qué mejor manera que ante el líder. Sería, sin duda, una inyección de confianza para la revelación de la temporada.