Rubén Albés, en el banquillo de Can Misses. | Marcelo Sastre

0

«Creo que en la primera parte minimizamos las virtudes de la UD Ibiza, que tiene muchas. En la segunda, cambiaron el sistema y eso nos obligó a nosotros a cambiar también, el gol les dio energía para intentar marcar otro. Y creo que al final se volvió a igualar. Creo que fue un partido de mucho ritmo y el punto es justo», resumió Rubén Albés.

El técnico del Lugo lamentó haber perdido la oportunidad de lograr una victoria que les diese la permanencia, pero reconoció que no «es fácil» ganar a un equipo como el celeste. «Veníamos con la intención de sumar los tres puntos. Hemos sumado uno y estamos un poco más cerca del objetivo de la permanencia. Tenemos que pensar en el próximo partido para hacer todo lo posible para certificarla», simplificó.

Al ser cuestionado por si al Lugo le faltó un poco más de mordiente en la segunda parte, señaló que «el rival también juega y tiene un buen juego combinativo». «Si hablamos de espíritu y competitividad, he visto al equipo que yo quiero y que es dificilísimo de ganar. De ahí que hayamos puntuando en tantos campos fuera de casa».

Sobre el planteamiento inicial que puso en apuros a los celestes, señaló: «Ellos asumen riesgos con la pelota y nosotros asumimos riesgos sin ella. Hemos emparejado los jugadores uno a uno para presionar lo más arriba posible. Tenemos nuestras características y ellos las suyas y creo que hemos ido los dos a por el partido con nuestras armas».