Antonio Palma, presidente del CD Ibiza, durante una rueda de prensa. | Daniel Espinosa

2

La guerra entre elAyuntamiento de Ibiza y el Club Deportivo Ibiza continúa. Tras los hechos denunciados por el Cedé al negársele el acceso a Can Misses 2 a sus dos microbuses, Vila quiso salir este martes al paso con un comunicado en el que, por cierto, hay varias inexactitudes, lo cual no hace más que crispar aún más el ambiente y alimentar las sospechas de Antonio Palma, presidente del club rojillo:«La respuesta del Ayuntamiento confirma que hay animosidad contra el CD Ibiza».

El Consistorio, en palabras textuales, indicó que quería «hacer unas aclaraciones y dar apoyo a la actuación del dispositivo de seguridad, conformado por Polícia Local de Ibiza y Policía Nacional, con respecto al incidente provocado por el CD Ibiza al querer acceder a la zona perimetral de seguridad del estadio de Can Misses a tan sólo unos minutos de acabar el partido que se estaba jugando».

La nota del Ayuntamiento indica que «el CD Ibiza, seis minutos antes de la finalización del partido que se jugaba en Can Misses y de la salida de 4.000 personas a la calle, intentó acceder a la zona con dos autobuses de grandes dimensiones», por lo que los agentes les informaron que «en aquellos momentos no se podía acceder, dada la peligrosidad que supone el acceso de los autobuses y diferentes vehículos particulares a la zona a sólo unos minutos de la salida de miles de personas del estadio».

Según afirma el Consistorio, responsables del cuerpo técnico del CD Ibiza tuvieron «actitudes de enfrentamiento con los agentes» y «más de una veintena de personas» mostró «una actitud hostil con los agentes». También calificó, en otro apartado, esa actitud como «amenazante».

Noticias relacionadas

Vila indica también que está «restringido el acceso a vehículos, excepto a residentes en viviendas y con aparcamiento en la zona, desde dos horas antes de cada partido que la UD Ibiza juega como local». El comunicado lo cierra el Consistorio tachando de «desafortunadas» las palabras de Antonio Palma por «insinuar que hay un problema personal con respecto al trato del Ayuntamiento de Ibiza hacia su club».

El Cedé no comparte varios puntos del comunicado llevado a cabo por el Consistorio. Tras salir este a la luz, Antonio Palma matizó diferentes puntos. Para empezar, dejó claro que mienten sobre el tamaño de los dos vehículos: «No eran dos autobuses de grandes dimensiones como dicen. Eran dos microbuses, uno de ellos con material. El club desplazaba 30 personas y no entraban sólo en uno. El autobús podía fácilmente aparcarse al lado de la entrada de Can Misses 2 antes del final del partido».

El presidente del Cedé puntualizó que los aficionados «salen normalmente por la entrada principal, la de la calle Campanitx».«Nosotros íbamos por la calle trasera, Albarca. Ricardo Ruétalo y Raúl Garrido hablaron con la Policía. No lograron negociar, pero fue sin amenazas y con modales. He hablado con personas presentes y hubo diálogo; también enfado de ciertos chicos, pero no amenazas. Pese a pararse a hablar con los agentes y hacer todo andando, tuvieron tiempo de llevar el material y salir sin que hubiera salido aún nadie del campo», explicó.

El máximo responsable del club rojillo también recordó que, al igual que hay residentes que pueden entrar a la zona, «el CD Ibiza «está domiciliado en Can Misses y tiene acceso a Can Misses 2». Además, apuntó que la cifra que daba el Consistorio (4.000 personas) «no refleja la realidad, porque la oficial era de poco más de 3.200».