Imagen actual de Can Misses 3. | Daniel Espinosa

11

Nuevo episodio entre el CD Ibiza y la UD Ibiza, que le ha lanzado este mes un ultimátum. La entidad celeste envió hace poco menos de una semana un burofax al Cedé para reclamarle un pago o, de lo contrario, negarle el uso del campo, algo que los rojillos denuncian que no pueden hacer porque la instalación pertenece al Ayuntamiento de Ibiza. Y, mientras tanto, Vila sigue sin mediar ni pronunciarse en torno al uso de una instalación que es de su titularidad. Tampoco lo hace en los cálculos económicos sobre el uso del césped, tarea que deriva a la Udé.

La entidad de Amadeo Salvo reclamó al CD Ibiza el pasado día 15 un montante de 3.628,80 euros «correspondiente al Impuesto del Valor Añadido» de «las facturas emitidas» la temporada pasada, según el burofax al que ha tenido acceso este periódico. Y lo hizo con un ultimátum: «En caso de que en el improrrogable plazo de tres días desde la recepción de la presente comunicación no se hubiese recibido el pago, quedará suspendido el uso de las instalaciones por parte del CD Ibiza hasta el completo abono de las cantidades adeudadas, incluyendo los intereses de demora que con arreglo a la legislación sean aplicables y sin perjuicio del ejercicio por parte de la UD Ibiza de las acciones que correspondan para la satisfacción de sus intereses».

Noticias relacionadas

El club que preside Antonio Palma no entiende por qué ha de pagar varios trimestres después lo que ahora le exige la entidad de Amadeo Salvo, máxime cuando el presidente rojillo pagó de su propio bolsillo íntegramente la cantidad que la propia UD Ibiza había exigido. Además, tampoco comprenden por qué los cálculos sobre el pago los ha de realizar la UD Ibiza al tratarse de una instalación municipal, en la que también hacen uso del césped y de manera gratuita los clubes de atletismo. Y no sólo eso. El Cedé no comparte que sea el club celeste el que pueda dictaminar si puede o no hacer uso de la instalación, ya que es el Consistorio el que tiene legitimidad sobre ello. Además, lamenta que el Ayuntamiento de Ibiza no se moje y se limite a decir que sí puede entrenar en la instalación más de una vez por semana pero ha de hablarlo con la Udé.

Cabe destacar también que el CD Ibiza, según ha podido saber este periódico, no ha visto satisfechas sus peticiones. Solicitó factura y desglose por ese pago de más de 17.000 euros del curso pasado y sigue a la espera de que se le envíe y justifique. Por si no fuera bastante, en julio solicitó una reunión para planificar con la UD Ibiza el uso de Can Misses 3 en la temporada en curso y esta todavía no se ha producido. Con todo, la entidad de Antonio Palma ha efectuado este martes a la Udé el pago de la mensualidad del mes en curso.

Esta semana, el equipo de Raúl Garrido sólo pisará Can Misses 3 para jugar el partido del domingo a las 12.00 horas contra el Prat. Los rojillos se mantienen a la espera de una solución para poder ejercitarse en dicha instalación, una vez finalizados ya los trabajos de resiembra.