Eibar 1

UD ibiza UD ibiza 0

Segunda A | Jornada 22 | 08/01/2023 21:00 | Final

La UD Ibiza ha perdido este domingo contra el Eibar en Ipurua por 1-0. Un solitario gol de Stoichkov en la primera parte noqueó a un equipo celeste que cierra la jornada más lejos del objetivo de la permanencia, que ahora queda a ocho puntos.

Lucas Alcaraz dio la alternativa a las dos incorporaciones realizadas en este mercado invernal: Joseda y Kaxe. Este acompañó en punta a Ekain, quedando las bandas para Herrera y Nolito. Por lo demás, el grueso del centro del campo destacó por el músculo, con Diop y Appin como protagonistas. Atrás, como era de esperar, Goldar ocupó la vacante del sancionado Martín Pascual. La sorpresa estuvo en el lateral izquierdo, en el que Escobar recuperó la titularidad.

El conjunto armero no tardó en protagonizar su primer acercamiento. A los dos minutos, Corpas probó con un chut desde fuera del área. Fuzato metió la punta de los dedos para mandar el balón a córner, aunque el árbitro no lo vio y la acción finalizó en saque de puerta.

La réplica no tardó en llegar. Poco después, un cabezazo de Kaxe obligó a Luca a meter el puño para evitar el tanto. Comenzaba movido el partido. Eso sí, con el paso del tiempo, el cuadro guipuzcoano fue incrementando su dominio. Fruto de ello, Rahmani y Corpas rondaron el gol. Finalmente, fue Stoichkov, en el 33, el que vio portería. El máximo realizador del Eibar marcó a placer al recoger el balón sin oposición en un rechace del palo a disparo de Jon Bautista.

La Udé no encontraba su sitio. Le costaba generar peligro ante un Eibar mejor plantado sobre el terreno de juego. De hecho, no llegó a inquietar la portería local nunca más en este primer tiempo. Por su parte, el Eibar, cómodo con la pelota en su poder, buscó el segundo en un saque de esquina botado por Matheus que Nolaskoain cabeceó con fuerza, pero demasiado centrado. Fue la última ocasión de una primera mitad que concluyó con 1-0 en el marcador.

Noticias relacionadas

Tras el asueto, el equipo de Lucas Alcaraz mejoró sus prestaciones. Dejó de estar sometido por su rival y protagonizó los primeros acercamientos de peligro.

Herrera fue el primero en intentarlo. Lo hizo a balón parado, en una falta desde la frontal del área que atrapó el meta en dos tiempos. Más clara fue la de Kaxe en el 59, en un cabezazo al primer palo tras un centro de Ekain, pero de nuevo el portero galo estuvo acertado. Acto seguido, Juan Ibiza probó fortuna con un disparo a la media vuelta que también repelió Luca, si bien estaba en fuera de juego y, de haber entrado, no habría subido el gol al marcador.

El Eibar carecía de la claridad de ideas de antes. Con todo, su potencial ofensivo está fuera de toda duda y Jon Bautista obligó a Fuzato a despejar la pelota a córner en un disparo muy escorado.

Gaizka Garitano le vio las orejas al lobo y movió el banquillo. Entró Javi Muñoz por Rahmani y lo cierto es que el cuadro armero creció con su entrada. La respuesta de Lucas Alcaraz fue retirar a Kaxe para meter a Armando.

Las espadas estaban en todo lo alto. No había un dominador claro y cualquier cosa podía pasar. Quique González, poco después de suplir a Jon Bautista, tuvo el segundo en una contra en la que pecó de individualismo con un chut escorado. A falta de cinco minutos llegó un carrusel de cambios. Lucas Alcaraz metió más pólvora al introducir a Bogusz y Suleiman por Ekain y Diop, que fue aplaudido por su antigua afición. Por su parte, el Eibar realizó un triple cambio: Sergio Álvarez, Troncho y Vadillo por Matheus, Corpas y Stoichkov.

La tensión se palpaba en el ambiente. El encuentro no estaba resuelto y, con tantos jugadores frescos ahora en el campo, el desenlace no estaba claro. Sin embargo, lo cierto es que los porteros no tuvieron que hacer acto se presencia. La batalla física imperó en la recta final de un choque cuyo marcador no sufrió cambios. De esta forma, la UD Ibiza estrenó el año de la misma forma que terminó el anterior, con una derrota. Eso sí, ahora está más lejos que antes de la permanencia, pues la jornada la cierra a ocho puntos de la salvación.