Coronavirus

¿Qué limitaciones están en juego?

Las restricciones a la hostelería siguen vigentes porque no están incluidas en el paraguas jurídico del estado de alarma

| Palma |

Valorar:
El toque de queda decae en la madrugada del domingo.

El toque de queda decae en la madrugada del domingo.

Irene Arango

El Govern ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de les Illes Balears (TSJIB) que le permita prolongar el estado de alarma cuando este decaiga, el próximo domingo. Eso implica que el Ejecutivo quiere mantener vigentes las cuatro restricciones esenciales que regula el estado de alarma y que no se pueden prorrogar sin el colchón jurídico de los tribunales. Estas son las restricciones que están en juego y las que se mantendrán en cualquier caso cuando finalice el estado de alarma.

Toque de queda

Es una de las limitaciones que ahora mismo tiene más posibilidades de levantarse, a expensas de lo que decida el Tribunal Superior de Justicia de les Illes Balears. El estado de alarma fija el toque de queda entre las 23.00 y las 07.00 horas y los presidentes autonómicos podían regularlo con una hora de margen arriba o abajo. Con el fin del estado de alarma cae el toque de queda. Además, la Fiscalía ya se ha mostrado en contra de permitir su prórroga ya que vulnera el derecho fundamental de libertad de movimientos.

Límites a las reuniones

La segunda restricción clave que cae con el toque de queda es la limitación a las reuniones sociales y familiares tanto en las casas como en espacios públicos. El Govern necesita la autorización del TSJIB para fijar un límite a estas reuniones en ámbitos públicos y privados, que ahora son de un máximo de seis personas, y evitar las fiestas masivas, que ya no podrían perseguirse. Para Salut, es esencial poder mantener estas restricciones ya que son uno de los principales vectores de contagio. Sin la autorización el TSJIB, a partir del domingo se podrán juntar un número indefinido de personas en casas o en la calle.

PCR en los aeropuertos

La tercera restricción que cae con el estado de alarma es la obligación de que los viajeros nacionales que entren en Balears deban presentar una PCR o un test negativo. Su mantenimiento, clave para controlar los contagios en origen, está en manos del Tribunal.

Lugares de culto

El estado de alarma limita la permanencia de personas en los lugares de culto con la fijación de aforos. Su fin este domingo también implica el fin de las restricciones. Solo se podrán mantener con la autorización del Tribunal. Al Govern le preocupan en estos momentos que pueda haber concentraciones religiosas masivas propias del Ramadán una vez que se rompe la hora del ayuno.

Horarios de hostelería

El estado de alarma no entra a regular las limitaciones en la hostelería porque no son un derecho fundamental como el de libertad de movimientos, de reunión o de culto. Eso significa que el Govern mantendrá plenos poderes y podrá seguir limitando los horarios. Las fuentes consultadas señalan que, muy probablemente, se mantendrán las mismas restricciones: dos turnos en el servicio, uno hasta las 17.00 y otro entre 20.00 y 22.30. Los interiores permanecerán cerrados para evitar contagios.

Límite de personas en bares

El Govern podrá seguir limitando el aforo en bares y restaurantes porque tampoco están amparados por el estado de alarma. Eso significa que, en principio, Armengol podrá seguir regulando el número de personas que podrán estar en los bares y el número máximo de comensales que se podrán sentar en la mesa de una terraza de un bar o restaurante.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.