Varios agentes de la Policía Nacional, con la ayuda de dos vecinos, derribaron la puerta de la vivienda. | Alejandro Sepúlveda

0

Varios agentes de la Policía Nacional, con ayuda de dos vecinos, tuvieron que derribar la puerta de un piso de la calle Foners de Palma de Mallorca para rescatar a un hombre que había avisado minutos antes de que se había clavado un cuchillo en el abdomen. Al entrar a la vivienda se encontraba inconsciente y rodeado de un charco de sangre.

El suceso se remonta a minutos antes de las 20.30 horas de este martes. El 112 recibió una llamada desde el número 35 de la calle Foners. Un hombre, que vive solo, explicó que tenía clavado un cuchillo en el abdomen. Hasta el lugar se desplazaron una ambulancia y varias patrullas de la Policía Nacional. Pero cuando lo hicieron nadie contestaba a la puerta.

En ese momento avisaron a los bomberos de Palma. Pero mientras tanto decidieron aporrear la puerta para tratar de entrar a la fuerza. Se temían lo peor. Viendo la resistencia que ofrecía la entrada del inmueble, los agentes decidieron utilizar dos patas de cabra y un martillo. Minutos después, y con la ayuda también de dos vecinos, pudieron entrar. Al hacerlo se encontraron al hombre, de 60 años, en posición fetal y con el cuchillo clavado.

Los sanitarios lo inmovilizaron y fijaron la hoja del cuchillo, sin extraérselo. Tras esto lo trasladaron en una ambulancia hasta el hospital de Son Llàtzer, donde ingresó en estado grave. La Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación para tratar de esclarecer el suceso.