En algunos centros de salud se viven situaciones de caos. | Jaume Morey

0

La situación en muchos centros de salud es de auténtico caos pero lo peor es que, en muchos de los casos, las visitas no son necesarias. La explosión de contagios de COVID tras la llegada de la variante ómicron conduce a marchas forzadas hacia una nueva manera de gestionar la pandemia de forma que las personas con síntomas leves y asintomáticas, que son la mayoría, se autogestionen cada vez más su enfermedad. Una de las fórmulas que estudia ahora la Conselleria de Salut es que uno mismo pueda solicitar una baja laboral tras acreditar su positivo por COVID.

«Hemos trabajado desde hace tiempo en diferentes medidas para aliviar la Atención Primaria, donde están acudiendo personas sanas porque son un contacto estrecho y quieren un test, pero además de ellos hay que atender al resto…», lamenta la consellera, Patricia Gómez. De momento, la semana pasada ya se presentó una web a través de la cual el enfermo puede notificar un positivo y hacer la lista de contactos estrechos, lo que democratiza una tarea que hasta ahora recaía en los trabajadores sanitarios.

Aquellas personas que, gracias al formulario, reciben el mensaje de haber sido un contacto estrecho o que presentan síntomas pueden ir autoaislándose y hacerse un test o solicitar cita para    una prueba diagnóstica.    Sin embargo, una de las principales preocupaciones de las más de 30.000 personas que en la actualidad son positivas por el virus es cómo solicitar la baja laboral. Ahora mismo los diagnosticados de infección por parte del sistema sanitario pueden pedir la baja cuando reciben la notificación de que son positivos. Mientras, los profesionales que atienden al teléfono InfoCOVID gestionan las bajas junto con Inspección Médica, servicio que ha sido reforzado para aliviar a los profesionales de los centros de salud, por lo que los médicos de familia ya no las tramitan.

Sin embargo, no es un secreto que InfoCOVID está saturado porque pese al refuerzo, las cifras de contagios son inasumibles. De ahí que el siguiente paso para la autogestión del positivo sea que el mismo trabajador notifique su baja al sistema a través de una página web. «Trabajamos en un sistema telemático para presentar la baja médica», reconocía ayer la consellera. El sistema, que el País Vasco ya puso en marcha la semana pasada, permite al afectado tramitarse la baja laboral simplificando trámites, evitando las llamadas telefónicas, la presencialidad y el colapso en los centros de salud, con un sencillo formulario.

«Estamos tomando medidas adaptadas a la situación para reforzar la Atención Primaria y la atención hospitalaria pero pedimos a la población que sea consecuente en el uso de los recursos públicos para poder tener el personal disponible», insistió la consellera. Pese a que en estos momentos Balears es una de las comunidades con menor incidencia acumulada de casos en el Estado, ayer se volvió a pulverizar el nuevo récord de contagios diarios.   

La variante ómicron, que ya es responsable del 67,7 % de los contagios por COVID en las Islas, ha desbordado los servicios de Primaria y llevado al límite al personal sanitario donde también hace estragos el mismo efecto del virus, dejando 521 positivos, que se incluyen en los 667 profesionales aislados. Las bajas y la carga asistencial de este último mes está mermando la salud mental de los sanitarios que, además, soportan más episodios de agresión por parte de la población general.