Una trabajadora en el laboratorio de Microbiología de Son Espases. | Pere Bota

6

La variante ómicron del SARS-CoV-2 se come a delta y ya representa el 96,3 % de los contagios que hay en las Islas. La novedad sería que en este 3,7 % restante no sólo se detectan deltas, también se ha localizado, por primera vez, la subcepa BA.2 de ómicron, más conocida como variante ‘sigilosa’ y que en Dinamarca ya es la responsable de casi la mitad de los contagios.

Esta subcepa «está aumentando mucho en algunos países, incluso por encima de la clásica, y la empezamos a ver ahora», reconoce el responsable del laboratorio de Microbiología de Son Espases, el doctor Antonio Oliver.

Las consecuencias, de momento, son más logísticas que otra cosa. «Hay que tenerlo en cuenta a nivel de cuantificación porque es una variante nueva pero, más allá de esta cuestión de laboratorio, está por ver cómo evolucionará, esperemos que no signifique un nuevo repunte», explica.

Eso es precisamente lo que ha pasado en Dinamarca, «se ha visto una vuelta de tuerca porque es más transmisible», sin embargo, indica el doctor Oliver, «no parece que sea más grave».

No se trata de una nueva variante, sino de un sublinaje de una cepa conocida, por lo que la inmunidad cruzada ya bastaría para enfrentarse a ella. Es decir, entre que la gran mayoría de la población está vacunada con al menos doble pauta, y la gran cantidad de infecciones que ya se han notificado por cepas anteriores o por la misma ómicron clásica, no debería suponer más riesgos de reinfección.

Y es que el doctor Oliver cree que, si no hay nuevas mutaciones, «empezamos a ver el final de la pandemia». Aunque en seguida aclara que queda su tiempo. «No es de forma inmediata, y menos con la incidencia tan alta que hay, ahora no se puede pensar en gripalizar», señala.

Noticias relacionadas

Ómicron ha disparado todos los registros en esta sexta ola de contagios. Ayer, por ejemplo, había un total de 68.604 personas en las Islas, que se conozca, positivas en COVID de forma simultánea, lo que supone cerca del 5,8 % de la población total. La gran mayoría, 68.123, lo pasan de forma leve en su domicilio.

«Estamos en una meseta de casos diarios, que no termina de bajar, pero de seguir así durará como máximo una semana o dos, no mucho más», señala el experto. Y es que el propio comportamiento de los virus, llegados a este alto índice de contagios diarios, hace que se frenen.

Como se recordará, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió hace días de que en menos de dos meses se habría contagiado de ómicron la mitad de la población europea. Y en esas andamos. «Habrá contabilizados unos 100.000 casos de esta cepa en Balears, pero si tenemos en cuenta que es la tercera parte de lo que habrá habido, no creo que estemos muy lejos del 50 % de la población», señala el doctor Oliver.

Dos años
El próximo 8 de febrero se cumplirán dos años desde que se registrara el segundo caso de infección por SARS-CoV-2 en España, y lo hizo el hospital de Son Espases. Desde entonces el virus ha ido mutando y han circulado varias cepas predominantes, a cada cual más contagiosa. La de ahora, «es una enfermedad diferente a la que se conoció en Wuhan, ha cambiado mucho la película», señala Oliver.

«El patógeno es diferente pero nosotros también los somos, ya estamos vacunados y nos enfrentamos a él de forma muy distinta», añade.

El 83,76 % de la población diana, de más de 5 años, ha recibido ya las dos dosis de la vacuna contra la COVID en Balears.