La presidenta del Govern, Francina Armengol, en el centro, junto a presidentas y presidente de consells insulares y miembros del Ejecutivo autonómico. | CAIB

0

El Govern aportará a los consells insulares una partida extraordinaria de 20 millones de euros para que los ayuntamientos acometan mejoras en las redes de abastecimiento de aguas y frenar la pérdida de agua potable que por las fugas, en algunos casos, llega a ser del 60 por ciento.

Lo ha anunciado la presidenta del Govern, Francina Armengol, en declaraciones a los medios después de presidir junto a los máximos mandatarios de los cuatro consells insulares la quinta Conferencia de Presidentes de Baleares en Palma.

La líder del Ejecutivo autonómico también ha anunciado el acuerdo para el inicio de la transferencia a los consells insulares de las competencias en litoral rústico.

EVITAR LAS FUGAS DE AGUA

Ante la problemática de las fugas --de media el 27 por ciento del agua potable se pierde por la red de distribución y llega en algunos municipios a superar el 60 por ciento-- se ha acordado la transferencia a partir del próximo año y en cuatro años de los 20 millones de euros a las instituciones insulares que, a su vez, abrirán convocatorias dirigidas a los municipios para cofinanciar actuaciones.

"Estamos inmersos en el cambio climático y tenemos que hacer frente al hecho de que el agua es un bien escaso y que se tiene que gestionar de manera eficiente", ha afirmado Armengol.

La líder del Ejecutivo también ha celebrado que las diferentes instituciones hayan aprovechado la oportunidad que supone hacer una "gestión conjunta" de esta problemática.

La presidenta del Govern ha explicado que los consells complementarán económicamente en la medida de sus posibilidades esta convocatoria y ha agradecido la facilidad de llegar a acuerdos para afrontar un problema pensando en el medio y largo plazo y priorizando recursos públicos para gestionar eficientemente el agua.

Noticias relacionadas

Armengol ha reivindicado que los últimos siete años son el periodo de la democracia en el que más se ha invertido en saneamiento de agua y ha destacado "las importantes inversiones" hechas en depuración y abastecimiento porque "el agua es una prioridad absoluta para el Govern".

Las actuaciones que se podrán financiar con estos recursos son, según han detallado, detección y reparación de fugas, instalación de contadores digitales, sectorización de redes de abastecimiento, construcción/ampliación de depósitos de regulación e infraestructuras asociadas, ejecución de nuevos pozos, pozos de garantía y pozos de reserva e infraestructuras asociadas; instalación, mejora, ampliación de infraestructuras de potabilización del agua, así como cualquier otra que permita el incremento de garantía de suministro en condiciones normales o de sequía.

El conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, ha destacado lo positivo de la medida por el acierto que supone en el contexto de la emergencia climática.

"La gestión del ciclo del agua es el principal reto al que nos enfrentamos como administración y como sociedad" ha indicado Mir.

TRASPASO DE COMPETENCIAS

Por otra parte, también se ha acordado poner en marcha los trámites para traspasar las competencias de ordenación territorial en el litoral calificado como suelo rústico a los consells insulares, para avanzar así en el despliegue de competencias previsto por el Estatuto de Autonomia.

Según ha resaltado la presidenta del Govern, el acuerdo es un paso más en el cumplimiento de la transferencia de competencias que prevé el Estatuto, pero también en el compromiso de "fortalecer las instituciones insulares para mejorar el servicio público que se ofrece desde cada una de ellas desde la proximidad a la ciudadanía".

A la reunión han asistido, además de las presidentas de los consells insulares de Menorca, Mallorca y Formentera, Susana Mora, Catalina Cladera y Ana Juan, y el presidente del Consell Insular de Ibiza, Vicent Marí, la consellera de Presidencia, Función Pública e igualdad, Mercedes Garrido, y el conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir.