La sala con obras contemporáneas de Tur Costa, Gilbert Herreynz, Pedro M. Asensio, Toniet, Julia Fragua, Renato Steinmeyer y Josep Rosales. | Toni Planells

0

El Consell d’Eivissa amplía su Fondo de Arte Institucional año tras año, de manera que ya son más de 400 las obras que conforman el catálogo de su fondo de arte. Durante esta legislatura la colección se ha incrementado en 95 nuevas piezas, algunas procedentes de donaciones de los mismos artistas en Sa Nostra Sala, pero otras han sido adquiridas por el Consell a los autores o a sus herederos por un total de 240.000 euros.

Las últimas adquisiciones son las que protagonizan la exposición Art d’Eivissa, que podrá visitarse en el Far de ses Coves Blanques hasta el próximo mes de marzo, de martes a sábado y de 17 a 21 horas.

Exposición heterogénea
Sara Ramón, consellera de Cultura, presentó ayer la muestra junto a Maria Ramón, concejala de Cultura de Sant Antoni y Lina Sansano, directora del Arxiu d'Imatge i So del Consell d'Eivissa, con la presencia de Miquel Costa, director insular de Cultura. La responsable de Cultura del Consell explicó que la inversión que se hace desde su departamento «entra dentro de la Ley de Patrimonio Histórico y la Ley de Museos de las Illes Balears, prevé que las instituciones tengan un Fondo de Arte Institucional que esté catalogado, conservado y que se divulgue. Esta es la función que estamos haciendo».

También apuntó el valor del hecho de que «estudiar a los artistas y sus obras es un complemento importante para conocer la historia de nuestro pueblo».

Lina Sansano, responsable de la exposición, calificó la muestra como «una exposición heterogénea: el único nexo de unión que relaciona la obra expuesta es que se trata de las últimas adquisiciones». Sansano apuntó a diferentes obras expuestas, con especial atención a la de «Puget padre, que estuvo en Barcelona estudiando fotografía antes de que su amor por el color y la textura le llevaran a dedicarse a la pintura. Se da la casualidad de que en el Arxiu de Imatge i So tenemos las fotos en las que se basó para pintar uno de estos cuadros».

En definitiva, tal como describe la consellera de Cultura, «se trata de una muestra de un siglo y medio de historia: desde obras de Narcis Puget padre hasta los trabajos de nuevos artistas jóvenes de 2021».

Dos salas, dos estilos
La arquitectura del Far de ses Coves Blanques, que divide el edificio en dos salas, sirve para separar los dos estilos de arte expuestos entre arte figurativo y arte abstracto.

El primer artista de la muestra, ordenada cronológicamente, es Laureà Barrau, con dos obras, seguido de Narcis Puget Viñas, «el primer pintor moderno de Ibiza», apuntó Sansano. La muestra continúa con Boberman, Tur de Montis, Josep Chico Prats, tres acuarelas de Puget Riquer, un bodegón de Prats Calbet, Toni d’es coc, cinco obras de Toni Pomar, un gran lienzo de Julia Ribas, dos exquisiteces de Adrián Rosa, una de Bartomeu García Tur, una tinta del dibujante de cómic Joan Escandell, Paco Riera, y tres obras del recientemente desaparecido Mario Satafforini cierran el recorrido de esta primera sala. Sin pasar por alto las esculturas de Antonio Hormigo ni una obra de Marta Torres.

Torres también tiene presencia en la segunda sala, más contemporánea. Allí conviven pinturas de Rafel Tur Costa, «el primer artista ibicenco abstracto» según Sansano, de Lula Martins, Vicent Calbet, Gilbert Herreyns, Pedro María Asensio, Renato Steinmeyer, Dolores Torres, Diana Bustamante, Josefina Torres, Carmen Liberal, Josep Rosales, John Laford o Júlia Fragua con las cerámicas de Toniet, Antoni Ribas Torres, Carolina Boned y Albert Ribas.