Jada Pinkett Smith durante la gala de los premios Oscar. | DANNY MOLOSHOK

7

Will Smith ganó la madrugada de este lunes el Oscar al mejor actor por El método Williams pero la alegría quedó ensombrecida por su inesperada reacción violenta a un chiste de Chris Rock que le hizo levantarse de su asiento y darle una bofetada en directo en el escenario del Dolby Theater. Rock había salido para presentar el Oscar al mejor documental e hizo una broma acerca la cabeza rapada de la mujer de Smith, Jada Pinkett-Smith -quien ha reconocido públicamente que sufre un trastorno autoinmune de alopecia- al compararla con la Teniente O'Neil de la película de Ridley Scott.

Smith, sin pensárselo dos veces, se levantó de su asiento y se dirigió a Rock para pegarle una bofetada que éste intenta esquivar ante un público enmudecido. Al volver a su asiento el actor continuó gritando: «Mantén el nombre de mi esposa fuera de tu puta boca». Sin duda, esta agresión ha marcado la gala de los premios del cine de este 2022. Pero, ¿qué es la alopecia areata que sufre la mujer del galardonado actor y cómo se puede tratar?

Para hablar de este trastorno, la actriz de 50 años optó por contarlo a través de Instagram, donde ha compartió un vídeo con todos sus followers (que llegan a ser casi 11 millones) a fin de que se deje de estigmatizar este problema. «Ahora, en este punto, solo me puedo reír», dijo la presentadora de Red Table Talk, mientras pasaba el dedo por una zona en la que ya apenas le crece pelo.

Premios Óscar de la Academia

Signos y tratamiento de la alopecia areata que sufre Jada Pinkett

Noticias relacionadas

Hay más de 100 tipos de alopecias, pero la alopecia areata que sufre Jada Pinkett, la mujer de Will Smith, es sin duda de las más complicadas. Esta enfermedad suele ser más habitual en varones, aunque de cada vez son más frecuentes en mujeres. Se estima que el porcentaje de mujeres que puede tener alopecia a lo largo de su vida es de hasta el 30 %.

Aunque la causa no está claro, se sabe que la alopecia areata tiene un origen autoinmune, es decir, las defensas del propio organismo atacan a la raíz del pelo produciendo una inflamación que hace que se caiga y no vuelva a crecer hasta que la inflamación cese. El motivo por el que se desencadena esta reacción inflamatoria es completamente desconocido. Existen pruebas de que la genética influye en el desarrollo de la alopecia areata y el estrés puede actuar como desencadenante.

La evolución de la enfermedad es imprevisible, puede durar unos pocos meses o muchos años. El tratamiento para la enfermedad suele ser de antiinflamatorios para actuar sobre el mecanismo autoinmune (lociones con corticoides y las infiltraciones locales con microinyecciones de triamcinolona, que permiten controlar el crecimiento de áreas pequeñas del cuero cabelludo). Cuando el cuadro lo requiere pueden prescribirse corticoides orales.

Ante cualquier problema de caída del cabello, los dermatólogos recomiendan acudir a un especialista para obtener un diagnóstico adecuado y poner en marcha un tratamiento lo antes posible para intentar frenar la enfermedad.