Editorial

La deslealtad del PSOE con los ibicencos

Eivissa |

Valorar:

El Grupo Socialista en el Consell d’Eivissa emitió ayer un duro comunicado en el que acusa al presidente de la institución, Vicent Marí, de ser «el único responsable» de la pérdida de cuatro millones de euros de fondos estatutarios que debían sufragar inversiones en ses Salines y ses Feixes y en la construcción de un observatorio turístico. El texto está plagado de inexactitudes y omisiones interesadas y supone un nuevo error en la estrategia de los socialistas ibicencos que se suma al que vienen cometiendo al negar, en solitario, la necesidad de la contratación de una campaña de promoción turística a través de los mecanismos que permite la actual situación de emergencia. La actitud de Vicent Torres es inaudita, en la medida en la que él fue presidente durante cuatro años y no fue capaz durante todo un mandato de ejecutar proyectos cuyo convenio fue firmado en 2010 y de que hay administraciones socialistas implicadas en este desaguisado.

El papel del Govern.
Desde el Consell d’Eivissa sostienen que la principal causa esgrimida por la Secretaria de Estado de Turismo es la falta de adaptación del convenio de 2009 a la nueva normativa dentro del plazo establecido en la misma y que el convenio está extinguido desde octubre de 2019. Esta causa de nulidad no es achacable a Vicent Marí, sino a la desidia del Govern de Francina Armengol y también del Gobierno de la Nación, al igual que la falta de respuesta a la petición de que se reuniera la comisión mixta entre el Consell d’Eivissa, el Govern balear y el Gobierno. Por si fuera poco, también han influido en los retrasos y, por lo tanto, en la pérdida de los cuatro millones intervenciones poco céleres de los ayuntamientos de Ibiza y Sant Josep y de diferentes departamentos del Govern.

Unidad para tratar de revertir la pérdida.
Lograr revertir la decisión del Gobierno de la Nación no será fácil a la vista del comportamiento ministerial en otros casos de Mallorca y Menorca. Mucho menos aún si las fuerzas políticas de Ibiza no trabajan juntas en lograr convencer a la ministra de Turismo, Reyes Maroto, de que ha sido imposible cumplir con los plazos establecidos en el convenio, no por falta de voluntad ni por desidia sino por causas de fuerza mayor y de que los ibicencos no merecen perder una inversión a la que tiene derecho.