Editorial

Transformar el hecho insular en una oportunidad

Ibiza |

Valorar:

El Gobierno italiano planea inmunizar a los residentes en sus islas más valoradas como destino turístico para atraer visitantes durante la temporada de este año. El ministro de Turismo, Massimo Garavaglia, precisa que el objetivo consiste en ofrecer «islas libres de covid en verano», en la línea del modelo de Grecia, y vacunar a las poblaciones de las consideradas ‘islas menores’ italianas para ofrecer destinos turísticos inmunizados y, por lo tanto, seguros. Se trata de unas 35 islas a las que cada año, antes de la pandemia, llegaban turistas de todo el mundo para disfrutar de sus playas, su gastronomía y su patrimonio, como Capri o Ischia, en el Golfo de Nápoles, la toscana Elba o la de Ponza. El plan de vacunación comenzará a finales de abril con la vacuna monodosis de Janssen. En Capri, con 7.000 habitantes, se permite inmunizar a mayores de 16 años para garantizar la seguridad de su residentes y trabajadores y los visitantes.

La insularidad, una garantía.
Estas iniciativas ponen de manifiesto que es posible superar las dificultades y los sobrecostes del hecho insular para transformarlos en una oportunidad. Baleares también es una región insular que tiene la ocasión de convertir la insularidad en una garantía para reactivar la principal actividad del archipiélago e iniciar la recuperación de la actividad económica, porque del turismo depende la hostelería, la restauración, el comercio, el transporte discrecional, el negocio de los taxis, el alquiler de vivienda vacacional y la náutica, así como otras muchas empresas de la oferta complementaria.

Salvar la temporada de este año.
Una segunda temporada sin turistas provocará una devastación social y económica jamás vista en Baleares. Ante una campaña de vacunación que acumula un gran retraso, el Govern balear debe marcar sus propios objetivos y desarrollar unas iniciativas basadas, precisamente, en la oportunidad del hecho insular. Urgen un plan de acción claro para ver de qué manera se pueden garantizar, al menos, tres o cuatro meses de trabajo. Aún estamos a tiempo de salvar la temporada turística de este año.