El estand de Ibiza en Londres. | Arnau Camarena

1

La segunda jornada de la World Travel Market de Londres ha dejado en evidencia quién ha venido con los deberes bien hechos y quién se lleva la etiqueta de «necesita mejorar», sobre todo en la asignatura de inglés.

Ayer las Islas Baleares quisieron mostrar una imagen de unidad -quizás más de la que cotidianamente vivimos sus habitantes- en una rueda de prensa ofrecida por la presidenta del Govern, Francina Armengol y el conseller balear de Turismo, Iago Negueruela, a decenas de periodistas especializados británicos. Y ninguno de los dos fue capaz, ni siquiera, de dar las «gracias» en el idioma de sus invitados.

La solución a ignorar el idioma del principal país emisor de turistas de todo el archipiélago, cuanto menos, curiosa: plasmar en la gran pantalla del stand su discurso escrito, como si se tratase de una misiva.

En cambio, posteriormente, la vicepresidenta y consellera de Turismo de Formentera, Alejandra Ferrer, y el director insular de Turismo de Ibiza, Juan Miguel Costa, participaron ante el mismo público en una especie de mesa redonda compartida con las presidentas de los consells de Mallorca y Menorca, Catalina Clardera y Susana Mora, donde cada uno de ellos defendió los principales atractivos de su isla.

La presidenta de Mallorca tampoco fue capaz de expresarse en inglés, pero tanto Ferrer como Costa y la presidenta de Menorca sí lo hicieron. Con menos esfuerzo, en el caso de la formenterera, que demuestra un dominio del idioma, también justificado por cuestión de raíces, y con disculpas por anticipado, pero muy dignamente defendido, el del representante ibicenco.

Por lo demás, el ambiente no difirió en exceso con el de la inauguración de la feria. Y es que se nota que las «barreras» de los británicos para entrar en su país han coartado la libertad de muchos a la hora de asistir.

Una de las últimas en llegar a Londres, que no estuvo el primer día, fue la alcaldesa de Santa Eulària, Carmen Ferrer, que estuvo toda la jornada al completo en el estand de Ibiza atendiendo numerosas citas de profesionales del sector turístico. Todo un ejemplo.

Por su parte, Sant Antoni aprovechó unos minutos de la mañana para presentar un nuevo vídeo promocional que, tal y como explicaron el alcalde, Marcos Serra, y el concejal de Turismo, Miguel Tur, será una pieza clave a la hora de llamar la atención del turismo nacional y de mercados internacionales, más allá del británico.

Sant Josep, con la visita de su alcalde, Ángel Luis Guerrero, y su concejal de Turismo, Eduardo Sánchez, hizo acto de presencia, fotos y poco más. Vila delegó la promoción turística a un trabajador desplazado y Sant Joan, sin representación, confió en la promoción del Consell.