Pleno del Consell de Formentera

Formentera exige al Govern poder controlar los ruidos de es Ca Marí

| |

Valorar:
preload
Imagen de la central de es Ca Marí, en Formentera.

Imagen de la central de es Ca Marí, en Formentera.

El Consell de Formentera celebró ayer el primer pleno presencial tras el estado de alarma. Uno de los puntos aprobados más importantes es la unión política, ya que se aprobó por unanimidad, para exigir al Govern Balear a que «permita al Consell realizar la tarea de control y inspección acústica» de la central eléctrica de es Ca Marí para así garantizar el cumplimiento de los niveles de emisión sonora de esta planta. Unos ruidos que desde hace décadas vienen denunciando los vecinos de la zona.

En ese sentido, cabe recordar que la comisión de Medio Ambiente del Govern aceptó las alegaciones de Endesa con las que la eléctrica ha conseguido frenar las medidas que en su día impulsó el Consell para corregir las emisiones de la central y mejorar la protección del medio ambiente, con lo que se anuncia, de nuevo, un verano de molestias.

El conseller del ramo, Antonio J. Sanz manifestó que «si bien no se van a poder aplicar las medidas aprobadas, por lo menos sabemos que Endesa está haciendo una serie de obras en la planta que tienen como objeto minimizar las molestias de humos y ruido a los vecinos de la zona, que tienen toda la razón en sus continuas quejas frente a lo que realmente en muchas ocasiones es desesperante».

Con esta propuesta, según explicó el conseller de Medi Ambient, «pese a que las competencias de energía corresponden al Govern se quiere que desde el Consell se pueda garantizar el correcto cumplimiento de los niveles de emisión sonora de la planta». «No sólo somos interlocutores, también tenemos responsabilidad política de cambiar esta situación que sufren los vecinos desde hace muchos años», precisó. Ayer, además, se dio luz verde al plan estratégico de subvenciones, que determinará cómo se distribuirán 1,5 millones.

Monitorización de turistas

Llorenç Córdoba, líder de Sa Unió en Formentera, manifestó ayer su total acuerdo con el proyecto de monitorización de los teléfonos móviles de las personas que se encuentren en la isla a partir del 1 de julio. El objetivo de esta medida es evitar aglomeraciones, tal y como explicó el gerente de Turismo, Carlos Bernús, a este rotativo.

«Hemos de controlar todo lo que podamos controlar, siempre que se respete la privacidad de las personas y los datos que se recojan respeten la ley de protección de datos», expresó Llorenç Córdoba.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.