23

El exsecretario general de la agrupación socialista de Vila, Antonio Roldán, hizo ayer referencia a las más de 200 bajas que se están gestionando en la Federació Socialista d’Eivisssa y señaló que se debe a que la gente «está muy enfadada con todo lo que está pasando».

De ahí que muchos afiliados [la mitad de los que están registrados] hayan devuelto el recibo de la cuota que deben pagar de forma semestral. Aún así, la baja no es definitiva hasta que no existan dos cuotas impagadas. Es decir, en el mes de septiembre u octubre se volverá a enviar el recibo y si no se paga, el afiliado pasa a ser simpatizante. Ante la pregunta si esta estrategia se debe a una amenaza, Roldán señaló: «No se trata de ninguna amenaza, es una manera de protestar». «Da igual lo que hagamos y lo que digamos, no contamos para nada dentro del PSOE y ante esto la gente se enfada», explicó Roldán que confía en que el presidente de la gestora y los integrantes del sector oficialista los convoquen a una reunión para solventar las diferencias entre sectores. «Si quieren que sigamos dentro de la organización y si nos ven necesarios y desean que estemos allí, supongo que nos llamarán y nos sentaremos. Nuestra intención es sentarnos y llegar a acuerdos de todo tipo y que eso se acabe de una vez, no podemos estar todos los días peleándonos», explicó Roldán. «Espero que quieran sentarse [en referencia a los oficialistas], recuperar a todo el mundo y llegar a acuerdos», reiteró.

Ante los rumores de crear un nuevo partido con los afiliados que ahora se dan de baja, Antonio Roldán apuntó que aún es pronto para hablar de esto «pero no lo descartamos, si nos quieren en un sitio y queremos hacer política, la tendremos que hacer en otro lado; en principio nadie ha dicho nada de montar nada pero la gente está muy enfadada porque no nos escucha y nos ignorar».

En relación a lo que pasará a partir de ahora, Roldán señaló que quedan dos meses por delante [para que vuelvan a pasar de nuevo el recibo] «y en función de cómo vayan las cosas y si quieren que sigamos dentro de la organización y si nos ven necesarios nos llamarán para que nos sentemos».