Costa, el martes, en el Parlament. | M. À. Cañellas

2

«No , no dimitiré, no daré ese gusto al PP», dijo ayer la consellera de Presidència, Pilar Costa, a su salida de la reunión de la Junta de Portavoces del Parlament, a la que acudió, como hace habitualmente, en representación del Govern. La consellera añadió, además, que comparecerá ante la Cámara si, finalmente, es requerida para ello. El PP presentó una solicitud en este sentido que todos los partidos, también el PSIB, apoyaron.

Diferente es una solicitud de comparecencia que Podemos ha decidido presentar. Forzando un tanto el reglamento de la Cámara, solicita la presencia de Lluís Segura, destituido como director de la Abogacía, en su calidad de funcionario. La Mesa examinará esa propuesta ya que es compleja al no tratarse de un alto cargo. El día anterior, la portavoz de Podemos, Laura Camargo, se quejó de que el cese del responsable de la Abogacía impidiera su comparecencia. Ayer cambió el contenido de la solicitud.

Informó a Podemos

Tanto el PP como Ciudadanos reiteraron ayer que Pilar Costa debía asumir sus responsabilidades políticas y dimitir.

«Ya está tardando en dimitir», afirmó la portavoz parlamentaria del PP, Margalida Prohens. En su opinión, «es muy grave que Pilar Costa haya mentido, porque nadie se cree que ni ella, o incluso la presidenta del Govern, no estuviesen informadas de la decisión» de la Abogacía de desistir en el ‘caso Palacete’ y ‘caso Ópera’, dos causas en las que se investiga al expresident Matas.

Noticias relacionadas

Además, censuró que los dos partidos que integran el Govern, PSIB y Més, «sin ponerse rojos», defiendan «que las decisiones de la Abogacía, órgano independiente por excelencia de la Comunidad Autónoma, tendrán que pasar por Consell de Govern».

«Habrá unas directrices políticas por encima de los criterios técnicos de la abogacía. ¿Qué seguridad nos da esto?», se preguntó la portavoz. En el pleno del martes, habrá una pregunta sobre este caso.

No está todavía claro si el Consell de Govern del viernes podrá proponer ya el relevo de Segura. Aunque es un puesto de libre designación, debe ser ocupado por un letrado, o una letrada de la propia Abogacía, la autonómica o la del Estado.

El Consolat da por cerrada la polémica y reitera su apoyo a la consellera y a sus gestiones que culminaron con la destitución del director de la Abogacía. De hecho, el contacto con la presidenta ha sido permanente y ha avalado todos los pasos.

Costa se reunió el martes con Jarabo y Camargo para transmitirles la secuencia de hechos que le llevó a destituir a Segura.