Fachada de los juzgados de Ibiza. | DANIEL ESPINOSA

1

La sección segunda de la Audiencia Provincial ha confirmado la sentencia contra un hombre condenado a 16 meses de prisión por zarandear y abofetear a su pareja, a la que amenazó con «abrirla en canal» y tirarla por el balcón de la vivienda que la pareja compartía en Formentera.

El tribunal ha desestimado el recurso presentado por el acusado contra la sentencia del juzgado de lo Penal número 1 de Ibiza y ha ratificado la sentencia condenatoria por los delitos de maltrato en el ámbito familiar y amenazas leves en el ámbito familiar.

Según el relato de los hechos probados, la madrugada del 29 de marzo, en el transcurso de una pelea entre la pareja, cuando la mujer se encontraba ante la entrada de la vivienda para evitar que el acusado saliera de casa, «le agarró fuertemente de los brazos, le abofeteó en la cara y le agarró del pelo».

Asimismo, en el transcurso de la discusión el hombre cogió un cuchillo del armario y amenazó a su pareja con «abrirla en canal» si no le dejaba abandonar la vivienda y con «tirarla por el balcón».

Como consecuencia de estos hechos, la mujer sufrió policontusiones con hematomas en extremidades superiores, cadera y pierna derecha.

Ante estos hechos, la titular del juzgado de lo Penal número 1 de Ibiza dictó una sentencia condenatoria contra A.J.M.M., como responsable de un delito de maltrato en el ámbito familiar y de un delito de amenazas leves en el ámbito familiar.

Orden de alejamiento

Según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de las Illes Balears, además de la pena de prisión -ocho meses por un delito de maltrato en el ámbito familiar y otros tantos por un delito de amenazas leves en el ámbito familiar- la sentencia también recoge la privación del derecho de tenencia y porte de armas durante dos años y un día, así como la prohibición de aproximación a menos de cien metros de la víctima, de su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro en el que se encuentre y de comunicarse con ella por cualquier medio durante dos años y un día por cada delito. La sentencia también recoge una indemnización de 300 euros para la víctima por las lesiones causadas.