Coronavirus

Benirràs vive una plácida jornada en la que los controles y el civismo silenciaron los tambores

La Guardia Civil desplegó un amplio operativo que restringió el acceso de vehículos desde las 15.00 horas

| Sant Joan |

Valorar:
Control desplegado por los agentes del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil en el cruce de Benirràs.

Control desplegado por los agentes del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil en el cruce de Benirràs.

Marcelo Sastre

«Habíamos estado el año pasado y hoy -por ayer- teníamos intención de quedarnos hasta la hora de los tambores, pero creo que nos iremos antes», apuntaba ayer a medio tarde uno de los integrantes de un grupo de cinco jóvenes que tenían desplegadas sus toallas y sombrilla a escasos veinte metros del embarcadero donde con la puesta del sol se fragua la fiesta de los tambores. Justo en ese punto, al lado de un circulo señalizado con piedras, dos vecinas de la isla advertían a sus hijos que no era el día: «hoy no van a haber tambores y además se está nublando», indicó una de ellas a los niños que correteaban por la orilla ajenos al dispositivo policial que desde las 14.30 horas se había desplegado en los accesos a Benirràs.

En el embarcadero, respetando siembre la distancia de seguridad, se encontraban Serra y Eguil, voluntarios de Protección Civil de Sant Joan. «Creo que después de lo que pasó el domingo pasado hoy no vais a tener noticia», nos apuntó uno de ellos. No obstante, en tiempos del coronavirus y en pleno estado de alarma la normalidad y el civismo también alcanza la categoría de noticia.

Siete días atrás y a esa misma hora (17.30 horas) la playa de Benirràs presentaba una imagen similar, con unas doscientas personas, ayer incluso unas pocas menos. «El problema se produjo cuando los tambores empezaron a sonar y la gente se agolpó en el extremo final de la cala», recordó uno de los presentes.

Las imágenes de aquella concentración de personas, en el primer fin de semana de fase 2 en Ibiza, encendió todas las alarmas y motivó una sucesión de decisiones y la adopción de diversas medidas que se tradujeron en estampas como la presencia de un auténtico check point en el cruce de Benirràs. Minutos antes de las 15.00 horas ya estaban desplegados y a partir de esa hora la orden era taxativa: «circule», hacia Sant Joan o Sant Miquel, pero «circule». El acceso a Benirràs quedó restringido. Trabajar o residir en algunas de las casas que se alzan al costado de la carretera era el único salvoconducto y había que acreditarlo con documentación.

La Guardia Civil desplegó un operativo especial para controlar el acceso a la playa, un dispositivo compuesto principalmente por agentes del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), agentes especializados con base en Madrid y que llegaron esta semana a Ibiza como refuerzo para la temporada de verano. Entre diez y doce de ellos se encargaban del punto de control desplegado en el cruce de la carretera que enlaza Sant Miquel con Sant Joan. Los habilitados para adentrarse en la vía que desciende hasta la playa se topaban con otro filtro de seguridad a la altura del puente por el que se unen los vehículos que acceden desde el Port de Sant Miquel.

Aquí se encontraba otra dotación similar de agentes del GRS que realizaban un segundo filtro. Llegar hasta ese punto sin motivo justificado invitaba a tomar el camino de retorno.
Playa semivacía

Ya a pie de playa, los contados bañistas se encontraban un último punto con presencia de sendas patrullas de la Guardia Civil y de la Policía Local de Sant Joan y el personal de Protección Civil.

En esta zona, a primera hora de la tarde, el comandante y Jefe de la Compañía de Ibiza y Formentera, Enrique Gómez, repasaba los detalles del operativo junto a un responsable del GRS.

La presencia policial y el despliegue de controles cercenó de raíz cualquier atisbo de fiesta en una playa con dos o tres guitarras pero huérfana ayer de tambores. Las distancias de seguridad imperaron a lo largo del día y las nubes que entraban a media tarde acabaron de ensombrecer la jornada de playa en Benirràs.

Siete días atrás fue la actitud de los presentes la que ensombreció la imagen de la isla, con decenas de personas apiñadas al son de los tambores.

«La ciudadanía debe disfrutar de las playas con sensatez. No se puede permitir que los medios nacionales e internacionales abran sus informativos mostrando una de las playas de Sant Joan abarrotadas de gente incumpliendo las medidas de seguridad. No sólo por el devastador efecto que ello puede causar sobre el turismo y sobre la economía, sino por la amenaza que representa para la salud pública», apuntó el alcalde Carraca el pasado lunes.

Siete días atrás, minutos antes de las 20.00 horas, los tambores hicieron de imán para los cerca de dos centenares de personas presentes en la playa. Ayer, a la misma hora, eran pocos los que quedaban en la arena tras una jornada plácida y de distancias de seguridad en Benirràs.

EL APUNTE

Sant Joan firmó un decreto que establece las limitaciones

El alcalde de Sant Joan, Antoni Marí Carraca, firmó el viernes un decreto que establece limitar el acceso a Benirràs todos los domingos a causa de las aglomeraciones que se producen con motivo de la ‘fiesta de los tambores’.

Las limitaciones se fijan los domingos de 15.00 a 23.00 horas y permanecerán en vigor en fase 3. Eventualmente, se prolongarán más allá del estado de alarma si el Consistorio lo cree necesario. Todo ello se hará en coordinación con la Policía Local y la Guardia Civil

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

Anterior
Página 1 de 4
Siguiente

Otro payés
Hace un año

Max esa es tu opinión, ya se nota que no llevas muchos años viviendo en la isla
Valoración:menosmas

eivissenc
Hace un año

MAx, vesten a pasturar
Valoración:menosmas

Max
Hace un año

@Otro payes Hay una cosa llamada cambio. Algunos cambios que nos gustan, otros no, pero siempre habrá cambios. Espero que a muchos lugareños no les haya gustado el cambio de la isla durante los años 60 o 70, pero parecen haber tenido mucha más tolerancia que los comentaristas aquí hoy. Soy inglés y he visto a Inglaterra cambiar dramáticamente en los últimos 30 años, pero sentarse y quejarse de que "no es como era en los años 60 y 70" no tiene sentido. Todos debemos trabajar juntos para hacer del turismo de 2020 en adelante una operación mutuamente sostenible, miremos hacia adelante, no hacia atrás.
Valoración:1menosmas

Uno de aquí
Hace un año

@Otro payés. Gracias, se puede decir más alto pero no más claro.
Valoración:4menosmas

Otro payés
Hace un año

@Max el espíritu de esta fiesta no se parece en nada al original, se ha vuelto una reunión de vividores, de vendedores de mojitos y otras sustancias. En sus inicios la fiesta se hacía una vez al año, y de la gente que acudía a la fiesta en los años 60 y 70, a ninguno le molestaban las casetas varadero ni las viviendas de la zona, si siquiera se les haría ocurrido mencionarlas para ir en contra de los ibicencos y romper así la convivencia. Vosotros no sois hippies ni tolerantes, sois aprovechados del tirón que tiene Ibiza para inventar vuestras historias místicas y así intentar vivir del cuento ensuciando la imagen de Ibiza, pero eso os la trae al pairo. Ya va siendo hora de que empecéis a levantaros pronto, a trabajar y a pagar impuestos como todo el mundo. Te lo dice un vecino de la zona con conocimiento de causa, nos sobráis todos
Valoración:17menosmas

Oliver
Hace un año

Gracias pepe. Veo me me estás cogiendo cariño. Y por si hay coña: llevo 20 años aquí pagando mis impuestos, trabajando en una empresa pequeña de aquí. Lo del acento es cosa del autocorrector alemán de mi movil. Jaja
Valoración:6menosmas

Pepe
Hace un año

Lo bueno de la cuarentena es que Oliver va perdiendo su acento alemán y cada día escribe mejor en castellano
Valoración:3menosmas

Un payés ibicenco
Hace un año

Los ibicencos estamos hartos de muchas cosas, pero sobre todo de aquellos que vienen de fuera a darnos lecciones de democracia y convivencia. Hemos sido acogedores con los de fuera, pero no toleramos que vengan a romper la armonía que ha existido entre los nativos y los que han llegado a buscarse un nuevo horizonte en la isla. Si no hubiera gente irrespetuosa con la ley y el orden, no haría falta policía, pero eso solo es una utopía. Ya lo decían los griegos: educad a los niños para no castigar a los adultos. El problema es que ahora llegan muchos maleducados.
Valoración:20menosmas

Hjimb
Hace un año

A max y skankhunt, pero que tipo de lecciones pretendeis dar a los demas de responsables y de cuidados del medio ambiente, si tanto en la fiesta de los tambores, como en las raves, como en donde se acumulan caravanas todo acaba hecho una pocilga lleno de basura. Me parece de risa que os quereis montar fiestas con drxgas y lo embadurneis de misticismo y de lucha de libertades, que tendra que ver eso? Quereis ser consecuentes y que os tomemos en serio? pues apuntaros a las muchas salidas que hacemos voluntariamente muchos habitantes a limpiar playas por el simple cuidado del medio ambiente, os sorprendereis de no ver a ninguno de los iluminados que tanto amor predicais a la tierra y recogereis gran antidad de vasos y pajitas de vuestros amigos que preparan mojitos en la playa.
Valoración:18menosmas

Max
Hace un año

nunca hubo democracia sin anarquía ... están muy estrechamente relacionados. pero volviendo a mi comentario original sobre cuán ridícula fue la respuesta de la policía ayer (ese fue mi único comentario, pero la mayoría de ustedes lo extrañó). Pasé el día con mi familia, remando en el mar, gastando dinero en el restaurante que ayuda a los locales a conseguir trabajo. Salí de la playa cuando la encontré y no fumo hierba ni finjo ser hippie. si solo quieres que la gente ibicenca viva aquí, entonces buena suerte con tu economía, no tendrás una. sea ​​más tolerante, quizás salga de la isla ocasionalmente y experimente la vida, no su burbuja. Abrazos de todos
Valoración:-16menosmas
Anterior
Página 1 de 4
Siguiente