13

El gobierno de PSOE y Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Sant Josep considera que tiene tanto interés general para el municipio que una promotora ceda 8.000 metros cuadrados de unos terrenos a los que no se puede acceder porque es literalmente un acantilado; se comprometa a construir 23 plazas de aparcamiento; y reduzca la edificabilidad contemplada en una licencia eterna, concedida en 2005 y aún en vigor, que ha aprobado inicialmente un convenio urbanístico que permite la construcción de 12 villas de lujo en un solar en primera línea y con acceso directo al mar en una punta de Cala Vedella conocida como Port d’es Nebot. El convenio urbanístico está ahora en exposición pública y la aprobación definitiva debe pasar por el Pleno.

El estudio de detalle proponía reordenar la zona en cinco parcelas, cuatro de 6.500 metros cuadrados en las que levantar villas de entre 500 y 700 metros cuadrados cada una con una piscina de más de 100 metros cuadrados, y una quinta de 3.118 de uso público en una zona escarpada y de díficil accesibilidad.

No corrió tanta suerte la promotora Nemesis Ibiza, SA en 2016, a pesar de que las condiciones que proponía eran sustancialmente mejores en cuanto a la reducción de la edificabilidad.

El estudio de detalle, que obra en poder de Periódico de Ibiza y Formentera, contemplaba únicamente cuatro villas y también preveía la cesión de un terreno tan escarpado e inaccesible como el de convenio, aunque más pequeño.

Esta promotora llegó a un acuerdo con la entonces propietaria (Zomote) de una parcela tan espectacular que ha tenido muchos novios en los últimos años.

Se trata sin duda de un terreno único en Ibiza, ya que el suelo edificable en primera línea escasea. Más todavía con acceso directo al mar.

Tras reservarse Nemesis una opción sobre la parcela, se aventuró a iniciar los trámites urbanísticos mediante un estudio de detalle para poder ejecutar una promoción con la que suspiraba a obtener 30 millones de euros de beneficio (ver apoyo).

Se olvidó de la licencia concedida en 2005 para construir 61 apartamentos, cuya vigencia es clave para justificar la aprobación del convenio urbanístico, y propuso al Ayuntamiento de Sant Josep cuatro villas. Dos de planta baja y algo menos de 500 metros cuadrados y las otras dos, de planta baja, una altura y sótano y de unos 700 metros cuadrados construidos.

Noticias relacionadas

Obviamente, las cuatro con su correspondiente piscina privada de más de 100 metros cuadrados.

Cada una de las cuatro parcelas proyectadas medía en torno a 6.500 metros cuadrados, es decir, una ocupación muy baja.

Más metros inaccesibles
También proponía el promotor ceder una quinta parcela como zona libre de uso público de 3.000 metros cuadrados, muchos menos que los contemplados en el convenio con la actual propietaria (Bastiodón SL) aprobado inicialmente, aunque igualmente inaccesibles por la pendiente que presenta.

El concejal de Urbanismo, Angel Luis Guerrero (PSOE), justificó en el Pleno del pasado 31 de agosto la oportunidad del convenio en exposición pública al paralizar «una aberración urbanística», al reducir la edificabilidad un 35% respecto a la licencia de 2005 y que autorizó 61 apartamentos sobre una parecela hotelera y otra residencial extensiva, es decir, incumpliendo el planeamiento y, desde ese punto de vista, manifiestamente ilegal.
Desde el punto de vista de la reducción de la edificabilidad no se entiende que no se diera el visto bueno al proyecto de Nemesis, ya que las cuatro villas contempladas suman menos de 2.500 metros cuadrados, es decir, tres veces menos que el de Bastiodón.

El Ayuntamiento de Sant Josep justificó la negativa a dar luz verde a la operación en que el proyecto de Nemesis no abarca una «área de actuación completa», que el estudio de detalle se excede «de las determinaciones que le son propias» y por «no respetarse el instrumento de planeamiento de jerarquía superior».

De ello se desprende que el gobierno de PSOE y Unidas Podemos ha preferido 12 villas, 23 plazas de aparcamiento y 8.000 metros de acantilado inaccesible a cuatro villas y 3.000 metros cuadrados de terreno inaccesible.

15 millones por villa y 30 millones de euros beneficio estimado

La promotora Nemesis se las prometía muy felices tras alcanzar un acuerdo para quedarse el terreno por cinco millones de euros. Confiaba en que el Ayuntamiento de Sant Josep, según explicó a este periódico el promotor, aceptara la propuesta del estudio de detalle, ya que la edificabilidad y el impacto paisajístico era mucho menor que la contemplada en el uso hotelero de las Normas Subsidiarias. Pensaba vender las casas por 15 millones cada una. Aseguró haber entablado conversaciones con un «caprichoso» que quería quedarse toda la promoción y hacerse solo dos casas más grandes para él. Presupuestó 20 millones como máximo para la construcción de las cosas de primera calidad y la urbanización de las parcelas. Según sus cálculos, el beneficio estimado alcanzaba la cifra de 30 millones después de impuestos. «Si no, más». Todo ello se fue al traste tras la negativa municipal de dar luz verde a su proyecto. Finalmente, la aventura le supuso 150.000 euros en gastos de proyectos y trámites.