El pleno de Vila volvió a ser telemático.

7

El Ayuntamiento de Ibiza asegura haber abierto «al menos 14 expedientes en tramitación por establecimientos en la zona portuaria que podrían no cumplir, a día de hoy, la normativa preceptiva». Con este ambiguo dato, ya que ni especificaba el número concreto, el motivo de la infracción, ni la apertura del expediente ni ningún tipo de información más, dio por zanjada la concejal de Urbanismo Elena López, la polémica por las irregularidades detectadas en el puerto de Ibiza, que se debatió en el pleno merced a una moción de control presentada por el Grupo Municipal Popular.

Callada por respuesta

Y es que, un día más, el alcalde de la ciudad dio la callada por respuesta en el pleno municipal y lo único que salió de su boca en lo referente al puerto es un «siga soñando señor Marí» cuando el líder de la oposición, el popular José Vicente Marí Bosó, le recomendó que dimitiera o de su cargo en el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria o como alcalde si no sabía defender los intereses de los ciudadanos.

López hizo hincapié en que «todos los expedientes siguen abiertos», e incluso en algunos casos «los promotores tienen la posibilidad de presentar recursos». Un dato éste que sorprende ya que gran parte de las irregularidades, al menos las que han sido objeto de las informaciones publicadas por el Periódico de Ibiza y Formentera, se cometieron entre los años 2008 y 2019, tiempo más que suficiente para que se resuelva un expediente urbanístico.

Caza de brujas

La concejal de Urbanismo volvió a referirse a una «caza de brujas contra determinados negocios o empresarios en una campaña que, por alguna razón, se ha localizado casi exclusivamente en los negocios de una parte del puerto y exclusivamente a una parte de los negocios que hay en esa parte del puerto», sin especificar qué otros negocios de la zona portuaria conoce que incumplen la normativa vigente, dónde están localizados y si el Ayuntamiento está actuando contra ellos.

Noticias relacionadas

Pandemia

Asimismo, López quiso ampararse en la pandemia para justificar la inacción del Consistorio: «¿Qué pretenden? ¿Que actuemos? ¿Que vayamos a saco? Ustedes que defienden tanto a los empresarios y a las empresas. ¿Que se vaya allí con una falta de ordenación como si fuese un crimen a cerrar empresas y mandar gente a la calle con lo que está cayendo ahora?. No acabamos de entender lo que quieren», contestó la regidora.

La pandemia, a lo que se aferra el Ayuntamiento para justificar su inactividad ante las irregularidades portuarias, comenzó oficialmente en marzo de 2020. Las irregularidades de las que viene informando este periódico se cometieron entre 2008 y 2019, por lo que si López se refería a ellas la administración ha tenido tiempo más que de sobra para actuar al respecto.

Sin aclaraciones

Tampoco quiso aclarar la edil socialista , tal y como solicitaba la moción de control presentada por el Grupo Popular, si en ausencia de delimitación de Espacios y Usos Portuarios (DEUP) y Plan Especial era necesaria licencia municipal de obra, instalación o actividad para aquellas edificaciones que no sean de carácter portuario. Dos veces lo preguntó el portavoz popular y en dos ocasiones no respondió la concejal de Urbanismo.

Insistió Elena López en que su equipo de gobierno «no va a permitir que nadie le marque el ritmo» a la hora de tramitar los expedientes en cuestión» y recordó al portavoz popular que, en lo referente al edificio de es Martell, «ustedes son los menos indicados para hablar porque en la etapa de las tres alcaidesas una de ellas votó a favor de que hubiese un edificio de tres plantas, contraviniendo un acuerdo de pleno». Justamente lo que hizo el propio alcalde de Ibiza, Rafa Ruiz, cuando votó en el consejo de Administración de la APB a favor de los usos comerciales de los locales de es Martell.

Finalmente, López quiso destacar la prudencia con la que Marí Bosó había procedido a la exposición de su moción de control: «Resulta curioso lo gallego que ha sido usted. Las vueltas que ha dado para afrontar esta cuestión», aseguró la regidora. «Cuánta agua se ha visto alrededor de usted y cuánto miedo en sus palabras», insistió.