Tareas de búsqueda de la cabeza del fallecido en el accidente de la pasada noche en el puerto de Ibiza (Izquierda). La embarcación destrozada por el ferry 'Formentera Direct' (Derecha). | Daniel Espinosa

20

La entrada al puerto de Ibiza fue el escenario de un fatal accidente la noche del martes al miércoles cuando un hombre de 46 años murió decapitado tras ser arrollada su embarcación por un ferri regular de pasajeros que cubre la línea entre Ibiza y Formentera.

Según confirmó ayer la Guardia Civil, el accidente se produjo en torno a las 23.30 horas del martes cuando el ferri Formentera Direct de línea regular de la compañía Baleària arrolló una embarcación particular de siete metros de eslora en la que viajaban dos personas, ambos de nacionalidad española. Uno de ellos (varón de 46 años) falleció en el acto y se recuperó su cuerpo sin vida (sin la cabeza) y el segundo, también un hombre de 46 años, fue rescatado del agua con heridas por la barca auxiliar del Formentera Direct. El superviviente de este accidente es un hombre de 46 años, que fue trasladado por una ambulancia de Soporte Vital Básico a Can Misses, donde ingresó casi a las 01.00 horas con una crisis de ansiedad con pronóstico leve, según especificaron desde el Área de Salud y recibió el alta este miércoles a las 17.00 horas.

El cuerpo sin vida y los restos de la embarcación siniestrada fueron trasladados ayer por la mañana al puerto ibicenco y puestos a disposición de la Guardia Civil y el médico forense. Durante toda la jornada de ayer, el Grupo de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la

Guardia Civil realizó labores de búsqueda de la cabeza de la persona fallecida en la bocana del puerto, así como en zonas aledañas. Por el momento, según confirmaron, no han encontrado la cabeza de la persona fallecida.

Los hechos
Según explicaron ayer desde Salvamento Marítimo, en torno a las 23.30 horas del martes recibieron un aviso del Servicio de Emergencias 112 en el que alertaban de una colisión entre dos embarcaciones a la entrada del puerto de Ibiza. Un particular que se encontraba en la muralla de Dalt Vila alertó al 112 de que había escuchado la colisión y que estaba escuchando gritos. Casi al mismo tiempo, la tripulación del Formentera Direct avisó también a Salvamento Marítimo de que había sufrido una colisión y que estaba arriando su embarcación auxilar para rescatar a personas que podrían estar en el agua. Salvamento Marítimo movilizó la embaración Salvamar Acrux, también al barco de los prácticos del puerto y a un yate particular que estaba en el puerto en ese momento. A los 10 minutos de la colisión, el Formentera Direct informó de que había rescatado a una de las personas con heridas y que la había trasladado a tierra. A los 40 minutos, la embarcación Salvamar Acrux informó de que había localizado el cuerpo sin vida decapitado de una segunda persona. Al cierre de esta edición, según confirmó la Guardia Civil, el equipo de los GEAS seguía buscando la cabeza del fallecido.

Investigación
La Guardia Civil y Capitania Marítima están investigando las causas del accidente y qué ocurrió exactamente. En este sentido, se están investigando varios aspectos, como la señalización, ubicación e iluminación de la barca de siete metros, así como otras cuestiones, como la velocidad. Desde la naviera Baleària explicaron ayer que este barco cubre la ruta Ibiza-Formentera a una velocidad de 22 nudos y, a medida que se va a acercando a puerto, va reduciéndola. En el momento de la colisión, justo en la bocana del puerto, navegaba a la velocidad adecuada, entre ocho y nueve nudos.

Los GEAS de la Guardia Civil buscaron durante toda la jornada de ayer la cabeza del fallecido. Foto: DANIEL ESPINOSA

Las autoridades están investigando si el barco siniestrado de siete metros cumplió con el Reglamento Internacional para prevenir los abordajes (RIPA). En este sentido, Salvamento Marítimo apuntó ayer que el RIPA es el «código de circulación» en el mar y piden que se haga un «estricto cumplimiento» de este reglamento, sobre todo cuando se trata de navegación en canales angostos, como las entradas y las salidas de los puertos.

Desde la naviera Baleària informaron ayer de que están colaborando estrechamente con las autoridades y compañías de seguros en la investigación para clarificar las causas del accidente. También destacaron que las 142 personas que viajaban en el Formentera Direct en el momento del accidente (132 pasajeros y 10 tripulantes) fueron evacuados al puerto de Ibiza sin incidentes ni ningún tipo de daños personales.

La compañía Baleària definió la jornada de ayer como «muy triste» y dura. El capitán del Formentera Direct y la naviera Baleària lamentan el fallecimiento de esta persona y trasladan las condolencias a su familia y amigos.