El catalanismo se expande en la educación a través de los proyectos lingüísticos

El instituto Marc Ferrer sube las notas y presenta como «alumnos ejemplares» a los llamados «donantes de lengua»

| Ibiza |

Valorar:
IES Marc Ferrer de Formentera.

IES Marc Ferrer de Formentera.

La decisión del Tribunal Supremo de acabar con la inmersión lingüística en catalán ha reavivado el debate sobre los «proyectos lingüísticos» de los centros educativos. Un repaso de algunos de los proyectos lingüísticos de los centros escolares de Ibiza y Formentera constata que, además del arrinconamiento del castellano, se replica la terminología que utiliza el independismo.

El caso más llamativo es el del Instituto de Educación Secundaria Marc Ferrer, en Formentera, cuyo proyecto lingüístico habla de alumnos nacidos en los inexistentes «Països Catalans» y que se refiere a España como «Estado español».

A pesar de reiterados intentos, este periódico no ha logrado hablar con la dirección del centro. En el proyecto lingüístico, se denuncia una «clara tendencia disglósica ocultadora de la identidad lingüística» de la isla y un alumnado que «reserva el catalán para la intimidad familiar».

El catalán es una lengua «minorizada» que, además, corre riesgos de «latinización». Algo de lo que culpan al «cambio demográfico» sufrido por Formentera a causa de la «inmigración». El proyecto lingüístico del IES Marc Ferrer obvia que el castellano también es la lengua oficial de Formentera y ubica la menor de las Pitiusas en la entelequia de los «Països Catalans».

Donantes con premio
Según este proyecto, el Marc Ferrer cuenta con la figura de los «donantes de lengua».
Es decir, alumnos que de forma voluntaria ayudan a los recién llegados al centro a adaptarse al mismo en catalán cuando esta no es su lengua materna.

Estos «donantes de lengua» tendrán como reconocimiento la participación en la revista del centro y, además, se les subirá un punto la nota de la asignatura de catalán cada trimestre, podrán asistir a los Premios de Sant Jordi y serán presentados ante sus compañeros como «alumnos ejemplares».

Los voluntarios firman un «contrato» con el alumno al que ayudarán. Este, por su parte, tendrá que comprometerse a no dirigirse a ellos en otra lengua que no sea el catalán y no podrá exigirles que le hablen en castellano.

En este instituto formenterés, el catalán está presente en todos los ámbitos.
Incluso es la lengua de uso cuando los docentes imparten otras como el inglés.
El personal no docente está obligado a utilizarlo.

El proyecto indica que «el catalán constituye un antídoto contra el futuro (temido) fracaso escolar» y añade que los alumnos que presentan «unas actitudes lingüísticas más favorables» a esta lengua «obtienen unos mejores resultados académicos».

El proyecto, finalmente, admite que pueden producirse muestras de «hostilidad» por parte de los alumnos o sus familias ante la imposición del catalán. Deja claro que, si esto sucede, el centro no modificará ningún aspecto de su planificación lingüística «bajo ningún concepto».

«Un juicio expresado sobre una lengua es, al mismo tiempo, un juicio sobre sus hablantes», añaden los responsables de este proyecto. Todos los proyectos lingüísticos de los centros escolares pitiusos, por otro lado, admiten que el castellano es la lengua mayoritariamente empleada tanto por los alumnos como por las familias.

También indican su intención, basándose en diferentes normas legales, de proporcionar a los alumnos las herramientas necesarias para que, al acabar la etapa educativa, conozcan tanto el castellano como el catalán en las mismas condiciones.

Con estas premisas justifican la inmersión en catalán y colocan el castellano a la altura de las lenguas extranjeras, impartiendo más o menos el mismo número de horas que en estas. Centros como el IES Sant Agustí, en Sant Josep, justifican esta postura con afirmaciones como que el alumno debe tener «plena competencia» en catalán y castellano.

Este instituto también cuenta con alumnos «padrinos» a los que se les sube la nota si acompañan en la inmersión a compañeros que no saben catalán. Se trata de un centro que asegura en su proyecto lingüístico que esta lengua es una «herramienta de identidad social de toda la comunidad escolar» además de un «mecanismo de integración y de convivencia».

En Sant Agustí tienen claro que como instituto tienen «la obligación de intervenir» ante el supuesto «desarraigo del alumnado» con respecto al entorno.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

Anterior
Página 1 de 3
Siguiente

Som de aqui
Hace un mes

Bé estimats jo som una lumbrera: sé parlar eivissenc, formenterer, mallorquí, menorquí, lleidetà, barceloní, geroní, valencià, alicantí, castellonenc, sant carlenc (de peralta), josepí (de sa talaia), mateuenc (d'aubarca) i miqueler Además madrizleño, segoviano, santanderino, palentino, zamorano, extremeño, soriano,...... ¿Cuándo os daréis cuenta que la lengua es única? Y el nombre pon el que quieras ¡Ah! y para los ignorantes recordad que los apellidos de Ibiza pata negra vienen de la conquista cristiano catalana de 1235 y esa gente hablaban lo que hablaban, no el madrizleño....
Valoración:8menosmas
AATXAJxdTVNP3qrPvve_eWFibn6SRwKst4f8sl_5eQbB=s96-

Lucifer
Hace un mes

Él que sale de la educación catalanista tiene conocimientos reducidos y válidos en el pequeño territorio dónde le entiende, Receta vieja y usada desde siempre: Mantener el pueblo poco o ineducado. Es mucho más fácil asi gobernar y manipularlo.
Valoración:-7menosmas

Monaguillo
Hace un mes

Y que estudiaste, para inventora? Venga ya, a llorar a la llorería tú también
Valoración:-1menosmas

Kona
Hace un mes

@monaguillo tu mismo lo dices, yo tampoco veo mal que se enseñe y se cuide pero no es lo que vivi en el instituto y desde luego en la UIB. Ya que si querias aprobar no solo valian tus conocimientos evaluados. Tenias que ir a charlas, trabajos extra, peloteo y tragar mucha m..... con tal de aprobar y olvidarte del tema
Valoración:-9menosmas

Monaguillo
Hace un mes

A mi me da igual que arrojeis vuestra bilis contra los independentistas, pero resulta que nuestros dialectos provienen de la lengua catalana, que es un bien cultural, no tiene nada de malo, y no tiene que ver con lo primero. Por lo tanto, bienvenido séa que enseñen mucho catalán en nuestros institutos, y a los que no os gusta a llorar a la lllorería.
Valoración:-3menosmas

Monaguillo
Hace un mes

Todos hablamos castellano, pero el formenterés y el ibicenco son escasos. Que se potencie el catalán en nuestros institutos es bueno, ya que es el la lengua normalizada de la que derivan nuestros dialectos. Sois unos garrulos.
Valoración:-10menosmas

Artur Tur Tur
Hace un mes

És vergonyós que en plè segle XXI hàgim de fer això, per defensar sa nostra llengua. Ni durant el Franquisme teniem aquest problema. Mos ensenyàven castellà a ses escoles, però podiem viure en eivissenc per sa nostra illa. Ara és al revés.
Valoración:11menosmas

Jose
Hace un mes

venga vale, y ahora también hay que imponer marroqui en las escuelas, eramos pocos y parió la abuela 100 latigazos
Valoración:-3menosmas

andres
Hace un mes

Vomitivo lo que ocurre en este instituto de Formentera. Se aferran al catalàn de importaciòn en lugar de defender el formenterès,algo que pasa con todos los talibanes catalanistas. Soy ibicenco de varias centurias y lo ùnico que me interesa es la variante ibicenca,todo lo demas del catalàn me la refanfinfla. Los padres tienen que inculcar a sus hijos el ibicenco y rechazar este catalàn de fàbrica que no interesa mas que a los fanatizados o que viven de ello.
Valoración:7menosmas

Ibicenco80
Hace un mes

Si reducimos el asunto a la practicidad de la lengua para su uso real, que es comunicarse, ¿en cuantos países del mundo te puedes comunicar en catalán y en cuantos en español? Así de sencillo El catalán que lo aprenda quien quiera por decisión propia. El español es la segunda lengua más hablada del mundo después del chino y la más hablada fuera de su país original. No hay debate si se dejan de lado los ideales políticos y demás tonterías.
Valoración:15menosmas
Anterior
Página 1 de 3
Siguiente