Carmen Ferrer, alcaldesa de Santa Eulària. | Archivo

13

La alcaldesa de Santa Eulària, Carmen Ferrer, comparecerá esta mañana ante la junta de portavoces de su Ayuntamiento para dar explicaciones sobre la querella interpuesta contra ella por un supuesto delito de prevaricación.

Fuentes municipales aseguraron ayer que, por el momento, Ferrer no valorará públicamente esta denuncia puesto que el juez todavía no le ha comunicado nada. Según añadieron también, cuando llegue la «supuesta» querella, la edil la leerá y realizará las valoraciones oportunas.

Según la querella a la que ha tenido acceso este periódico, la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Ibiza, Carmen Martín, ha admitido a trámite una querella del empresario Francisco Vilás (Grupo Policlínica) contra Ferrer por un supuesto delito de prevaricación en relación a la tramitación del proyecto de un centro hospitalario privado en la localidad de Jesús.

Tampoco el empresario Juan Tur Viñas, promotor del hospital, quiso realizar ayer declaraciones, aunque avanzó que en pocos días sus abogados remitirán un comunicado para llevar a cabo una serie de consideraciones sobre este caso.

En su demanda, el propietario del Grupo Policlínica, Francisco Vilás, sostiene que Ferrer ha hecho «un uso y abuso de la inactividad administrativa de forma deliberada». Según el empresario, la intención habría sido no dejar caducar el expediente administrativo del proyecto y mantener de forma artificial el procedimiento.

Vilás inició hace años una batalla legal contra Tur Viñas, cargando además contra el Consell d’Eivissa que en 2010 concedió el interés general al proyecto del nuevo hospital. También llegó a denunciar al actual presidente insular Vicent Marí -exalcalde de Santa Eulària-, así como a dos concejales y a un funcionario del ayuntamiento por un delito de prevaricación.

Noticias relacionadas

Denuncia desestimada
A finales de enero de 2019, la denuncia contra Marí y el resto de implicados fue desestimada. Lejos de parar, Vilás presentó otra querella contra el presidente del Consell ante la Oficina Anticorrupción de Baleares, un procedimiento que se instruye en la actualidad.

Justo hace ahora cuatro años, el empresario acusaba también al Consistorio de Santa Eulària de conceder un «trato favorable» a la promotora del centro privado «otorgándole unos tiempos que son inexplicables para una administración y no exigir toda la documentación y tasas necesarias», según aseguró Vilás en aquel momento. Incluso, manifestó que «como ibicenco, resulta una obligación denunciar esta ilegal, irregular y anómala situación generada por el Ayuntamiento de Santa Eulària en general y por su alcalde en particular». Vilás acusó a Santa Eulària de «dar alas» a un proyecto «totalmente inviable en la zona por motivos de carácter ambiental y técnico».

Por su parte, el grupo socialista en Santa Eulària exigió ayer la convocatoria de la junta de portavoces para que la alcaldesa Carmen Ferrer dé explicaciones sobre la denuncia de Vilás.

La reunión se celebrará este mismo miércoles a primera hora de la mañana. Para el PSOE, la querella es un hecho «muy preocupante» que merece una aclaración y explicación ante la ciudadanía.

Según reiteró la formación, «todas las sospechas de irregularidades urbanísticas deben aclararse» puesto que «es un asunto que provoca una gran alarma social en una isla muy afectada por casos de corrupción de gobiernos del PP».

De hecho, el Partido Socialista en Santa Eulària recordó cómo hace años vienen denunciando el «urbanismo a la carta» que se practica en el municipio, con una gestión y unas prácticas «poco transparentes». «El hecho de que la Oficina Anticorrupción investigue a Vicent Marí y a Carmen Ferrer nos preocupa mucho», concluyeron desde el partido.