El investigado fue trasladado a juzgados por la Guardia Civil y posteriormente llevado a prisión. | Daniel Espinosa

9

Agentes de la Guardia Civil investigan la identidad de los otros posibles implicados en la agresión grupal sufrida por un vecino de Sant Antoni que resultó malherido tras ser atracado por varios hombres en la zona de aparcamiento de ses Variades, en Sant Antoni.

Tal y como avanzó Periódico de Ibiza y Formentera en su edición de ayer, el principal sospechoso ingresó a última hora del lunes en el Centro Penitenciario de Ibiza tras prestar declaración ante la juez de Instrucción número 4 de Ibiza, en funciones de guardia.

El investigado, de 20 años y nacionalidad argelina, fue identificado por la víctima y la juez Elena Martín ordenó su ingreso en prisión dado el riesgo de fuga, ya que el acusado carece de arraigo y familiares en la isla, detallaron ayer fuentes judiciales.

Z.B., fue trasladado a primera hora del lunes a dependencias judiciales para responder por un delito de robo con violencia y lesiones. La Guardia Civil le había arrestado la madrugada del sábado en Sant Antoni tras identificarlo como uno de los autores del asalto con violencia ocurrido la madrugada del pasado sábado, día 15. Además, las investigaciones llevadas a cabo por los agentes del Instituto Armado le conectaron con un robo con violencia similar cometido una semana antes, el 9 de enero, también en Sant Antoni. En esa ocasión la víctima sufrió heridas menos graves en una rodilla.

Violento asalto en la calle
El atraco más violento dejó a un hombre de 40 años malherido y hospitalizado durante cuatro días tras ser intervenido de una fractura de tibia y peroné.

El hombre fue abordado junto a su mujer tras estacionar el coche en ses Variades. Eran las 03.30 horas de la madrugada.

Según el relato de los hechos, junto al detenido habrían actuado al menos otros dos jóvenes. La víctima fue golpeada en reiteradas ocasiones y los asaltantes abandonaron el escenario ante los gritos de la mujer reclamando auxilio. Los agresores arrebataron a la víctima en torno a 1.200 euros y un teléfono móvil.