Raquel Gascón.

33

Raquel Gascón es coordinadora de Obstreticia del hospital Can Misses y lanza un mensaje claro a las mujeres que están esperando la llegada de su bebé: «Vacúnate contra el coronavirus, protégete tú y a tu bebe y trata de evitar complicaciones». Y es que en esta sexta ola se están encontrando aún con reticencias a las vacunas que protegen del coronavirus cuando se ha demostrado que reducen significativamente la gravedad de los síntomas en la población en general, incluidas las mujeres embarazadas que contraen el virus.

—¿Cuándo se puede vacunar una embarazada?
—Se recomienda vacunar en cualquier momento de la gestación. Al principio hubo mucha duda e incertidumbre porque son vacunas muy nuevas, de muy reciente aparición; al principio incluso se hablaba de no poner si se estaba buscando un embarazo o poner en los primeros tres meses de gestación. Ahora mismo sabemos que es segura en cualquier momento del embarazo. Es una vacuna que no afecta ni a la mamá ni al bebé, no aumenta las tasas de aborto ni de pérdida gestacional, ni aumenta las tasas de complicaciones.

—¿La mujer que busca embarazo también se puede vacunar?
—Efectivamente, también se puede vacunar. Hay estudios sobre la fertilidad y el recuento de ovocitos, de óvulos de las mujeres que están buscando una gestación, y no afecta en absoluto, no hay ningún cambio.

—¿Los efectos secundarios de una embarazada que se vacuna son iguales a los de una persona que no está embarazada?
—En general, los efectos secundarios que pueden tener con la vacuna son independientes del embarazo. Todos podemos notar ese dolor que tenemos en el brazo, por ejemplo. Pues habitualmente notamos un poco de tumefacción y dolor en el sitio de la inyección en el brazo, a veces nos encontramos como con síntomas gripales un par de días...pero habitualmente con todas las vacunas son reacciones autolimitadas en el tiempo. Los efectos secundarios van de más leves a más graves, pero no solo con estas vacunas sino que cualquier vacuna tiene efectos más leves y otros más graves.

—¿Se desaconseja la vacuna en algunos casos en mujeres embarazadas?
—No, al revés. Está indicada porque el embarazo es una situación en la que disminuyen naturalmente las defensas. Lo llamamos un estado de tolerancia inmunológica, que es que bajan las defensas para tolerar un bebé que genéticamente no solo es idéntico a nosotras sino que también es de nuestra pareja, que es genéticamente diferente a nosotras. Entonces, estamos en un estado en el que nos bajan las defensas y, además, aumenta el volumen y el tamaño del útero, por lo que se disminuye la capacidad respiratoria con lo cual somos más susceptibles a contraer más enfermedades respiratorias y a que estas infecciones cursen con mayor gravedad, pero no solo el covid sino también con la gripe, por ejemplo. Cualquier infección tiene una evolución peor en una embarazada de determinada edad aunque no tenga factores de riesgo que en una mujer no embarazada de la misma edad. Hay cinco veces más posibilidades de que una embarazada ingrese en un hospital por covid.

—¿Las mujeres gestantes tienen mayor riesgo si no se vacunan?
—Efectivamente. Sobre todo a partir del tercer trimestre. En el tercer trimestre del embarazo es cuando aumenta el riesgo para la gestante de hacer una neumonía, de tener que ingresas en un hospital, de acabar en una UCI con una ventilación mecánica...ahí es cuando están descritas las complicaciones, en el tercer trimestre del embarazo.

—¿Influye también la edad en las complicaciones de las gestantes?
—Si a una embarazada normal sana ya de por sí le disminuyen las defensas respiratorias, si además tiene factores de riesgo como obesidad, diabetes, es hipertensa o es una embarazada de mayor edad pues tiene más posibilidades de acabar ingresada, de acabar teniendo una neumonía y de tener más repercusión en el embarazo.

—¿Qué vacunas se inoculan a las embarazadas?
—En España y en Europa estamos poniendo Pzifer o Moderna, que son vacunas de ARN mensajero porque las otras vacunas, como Janssen o Astrazeneca, son vacunas de virus atenuados (adenovirus) que los modifican genéticamente para que digamos que el cuerpo reaccione y fabrique anticuerpos. Lo que está aprobado en Europa no es introducir otro virus en el cuerpo sino introducir una molécula, que es un ARN mensajero, que codifica una proteína y que una vez que esta proteína está codificada esta molécula se va a destruir y no deja rastros en la sangre, lo que provoca es que nuestro cuerpo reaccione ante esa proteína que hemos sintetizado fabricando anticuerpos que van a hacer que, en el caso de que contraigamos el virus, tengamos una buena respuesta inmune o la infección sea más leve que ni siquiera la cojamos. Quiero destacar también que la vacuna del coronavirus es compatible con otro tipo de vacunas que se inoculan durante el embarazo, por ejemplo, la de la tos ferina.

—¿Se recomienda la tercera dosis en embarazadas?
—Sí. Si son gestantes que están vacunadas con la doble pauta se recomienda la tercera dosis y tienen que haber pasado al menos cinco semanas desde la última dosis. Y también se recomienda en aquellas gestantes que han pasado el covid recientemente. En éste último caso, sí que se aconseja que transcurra un mes, cuatro semanas, desde el diagnóstico y encontrarse ya recuperada.

—En embarazos de riesgo, ¿se recomienda la vacuna contra el coronavirus?
—Sí, se recomienda a todas las gestantes, pero especialmente a aquellas que son de alto riesgo. En embarazos de alto riesgo hay que hacer más hincapié en la necesidad de la vacunación porque tienen mayor riesgo ya de base de desarrollar complicaciones y el covid es una fuente mayor de complicaciones en el embarazo. Un embarazo de alto riesgo es por encima de los 40 años o que tiene alguna enfermedad de base, como diabetes, diabetes gestacional, enfermedades autoinmunes o con hipertensión o que se desencadane hipertensión en el embarazo...todos estos factores son de alto riesgo.

—¿Se encuentran muchas embarazadas asintomáticas?
—Sí, la mayoría en el primer o segundo trimestre cursan de forma muy leve, prácticamente sin síntomas. De hecho, todos los días nos encontramos gestantes que tienen programado el ingreso para una inducción del parto o que vienen de parto y a todas las gestantes cuando vienen al hospital por protocolo les hacemos una PCR para saber qué medidas tenemos que tomar. Obviamente, si la paciente está de parto ingresará, pero las medidas de precaución por parte de los trabajadores, para su bebé y su familia tienen que ser un poco mayores. Nos encontramos con muchas gestantes que vienen, te cuentan síntomas inespecificos y luego resulta que son positivas en coronavirus, sobre todo en esta última ola de ómicron que parece más leve para todos.

—¿Qué les dice a las mujeres que van a dar a luz y, al entrar y hacerles la PCR, conocen que son positivas en coronavirus?
—Les decimos que estén tranquilas, que les atenderemos el parto exactamente igual, que el parto estará acompañado con su pareja, que el piel con piel se puede hacer igual y lo único es que tienen que estar con mascarilla, que entiendo que es incómodo, pero en este caso es necesario. En el manejo de su bebé tendrán unas medidas de higiene, como lavarse las manos con mucha frecuencia, o no quitarse la mascarilla cuando estén lactando. Pero les transmitimos que es una situación pasajera, que se solucionará en unos días y que rápidamente todo será normal, pero que lo importante es no transmitirle la infección al recién nacido, que nace sin defensas y que está en un momento vulnerable.

—Si una embarazada contrae el coronavirus, ¿le pasa el virus al bebé?
—Sí que hay controversia, no se sabe exactamente, pero sí que hay casos de bebés recién nacidos que han tenido la PCR positiva. Luego muchas veces negativizan rápidamente, pero sí que hay casos descritos de bebés con coronavirus.

—¿Se están encontrando mucha reticencia a la vacuna en mujeres embarazadas?
—Sí. Nos encontramos en consulta que la mitad de las que acuden están vacunadas y la otra mitad no. En tasas de vacunación de otras vacunas que están totalmente aceptadas y recomendadas por la OMS desde hace años, como la tos ferina que se pone a todas las embarazadas entre la semana 26 y 30 de embarazo, la tasa de vacunación es del 70%, entonces si es así con una vacuna que está absolutamente demostrado que hay que ponerla imagínese con una vacuna que su aparición ha sido reciente y sobre la que ha habido mucha desinformación al respecto. Pues nos encontramos que la mitad no se ha vacunado. El mensaje que quiero lanzar es: ‘Vacúnate, protégete tú y a tu bebe, intenta evitar complicaciones y adelante’.

—¿Qué le diría a una mujer embarazada que tenga miedo o respeto a la vacuna contra el coronavirus?
—Las mujeres embarazadas son especialmente sensibles. Todas quieren el bienestar de su bebé y asegurarse de que no hacen nada que ponga en riesgo su vida o la formación de los órganos de su bebé o su futuro neurológico. Es obvio que hay estos miedos e inquietudes. Pero les diría que es una vacuna segura, que no hay ningún efecto en los bebés recién nacidos ni en los fetos y que lo único que les puede aportar son beneficios porque si la mujer embarazada contrae el covid y tiene que estar ingresada la cantidad de medicamentos que tenemos que utilizar en un ingreso hospitalario o en una paciente que está en UCI intubada eso son medicamentos que sí que pueden tener una repercusión en el bienestar fetal y en el desarrollo de ese niño a largo plazo; pienso que poniéndolo en una balanza sale ganando realmente la opción de vacunarse y de prevenir las posibles complicaciones.

—¿Qué último mensaje lanza a toda mujer embarazada?
—Me gustaría que las gestantes confiaran en los profesionales que les atendemos en el embarazo, en su matrona, en el centro de salud o en los ginecólogos que les vemos en las consultas de Tocología y medicina fetal, por ejemplo. Las sugerencias y recomendaciones que hacemos son por su bien, no intentamos causar ningún perjuicio a nadie, al contrario, lo que intentamos es que tengan un embarazo de bajo riesgo, sin complicaciones y que tengan un parto de baja intervención y que vaya lo mejor posible. La vacuna en esta situación de pandemia que estamos es algo que les puede traer muchos beneficios no sólo a ellas sino también a sus bebés. Que confíen en los profesionales que les atienden porque la gran mayoría de los ingresados en el hospital son gente no vacunada; es una pena que realmente por desinformación, por no acudir a fuentes de información oficiales, decidan no vacunarse y al final causan daño a ellas mismas, ponen en riesgo a su bebé y a toda la sociedad en su conjunto.