Taxistas de Ibiza protestan contra la orden carga y descarga que aprueba el Govern.

7

El decreto ley aprobado por el Govern para la nueva regulación del servicio del taxi en Ibiza provocó ayer diferentes valoraciones entre los colectivos de profesionales del sector.

La propuesta servirá para la actualización del régimen de carga y descarga en Ibiza y para determinar una tarifa única del sector. Entre otras cosas, el decreto establece que los vehículos autorizados para prestar el servicio de taxi puedan recoger a los viajeros en cualquier localidad, eliminándose las preferencias municipales. En este supuesto, los taxis deberán recoger a los clientes por estricto orden de llegada a la parada, independientemente del municipio al que pertenezca el vehículo.

Desde la agrupación de taxistas de Sant Antoni señalaron ayer que, en su colectivo, «hay taxistas contentos y otros que no, aunque de forma general lo vemos de manera positiva». En su caso, reconocieron además estar pendientes de estudiar a fondo el contenido del decreto para conocer con exactitud su alcance.

«Nos sentimos perjudicados»

Más crítica con el decreto ley fue la Federación Insular del Taxi (Fitie). Su presidente Toni Riera lamentó que dicho decreto «no ha tenido en cuenta al sector y nos sentimos perjudicados porque nos retiran las preferencias municipales».

Riera consideró que todo ello puede causar malestar, confusiones y enfados entre los profesionales. Otro negativo aspecto es que «la subida de las tarifas es irrisoria», de tan solo un 3%.
«Es una broma. Esperamos que las incrementen pronto desde el Consell porque las tarifas están muy desactualizadas. Además, con nosotros no han consensuado nada», insistió Riera.

Según el presidente, taxistas de determinados municipios con menos afluencia de clientes podrán creer que resultarán beneficiados con la medida.

Desde Fitie no descartaron incluso nuevas acciones de protesta, como la protagonizada ayer por las calles de Vila por taxistas de Sant Josep en contra del decreto.

Desde Élite Corsaris d’Eivissa consideraron ayer que todo lo que suponga regular y esté reglamentado les parece bien. «Que todos los taxis puedan cargar pasajeros en las paradas, cara al usuario está bien, aunque puede haber profesionales que rechacen la propuesta. También habrá que ver cómo funciona y qué puede pasar entre los compañeros. Hasta que los taxistas se adapten a esta nueva normativa puede haber un poco de roce al principio. Para el usuario es bueno, porque no entendía a veces lo que sucedía en algunas paradas y esto ayudará a transportar con mayor rapidez a los clientes», señalaron desde este colectivo de taxistas.

Debido a todo ello, desde Corsaris d’Eivissa reconocieron entender protestas como las protagonizadas ayer por profesionales de Sant Josep.

«Nos tendremos que adaptar e ir regulando esta situación. No han escuchado al 100 por cien a los taxistas», concluyeron.

Esta entidad no descartó que la medida ayude a reducir el intrusismo puesto que «todo lo que sea cargar con mayor rapidez a los clientes, siempre será bueno porque en las esperas es cuando los piratas aprovechan y se acercan para captar clientes».