La Cooperativa Agrícola de Sant Antoni promociona sus productos durante la festividad de San Isidro. | Irene Arango

0

San Isidro se volvió a vestir de pagès en Sant Josep. Tras dos años de ausencia por la pandemia, el municipio rindió homenaje durante todo el día al patrón de los agricultores, San Isidro Labrador. Desde primera hora de la mañana, decenas de artesanos locales empezaron a reunirse a lo largo de la calle principal de la localidad. Entre ellos, Diana Napolitano y Elisa Jiménez.

Ambas mujeres, que colocaban sus productos tradicionales en un stand de exhibición, se mostraron contentas por volver a celebrar la festividad de San Isidro. Mientras Diana Napolitano se dedica a la impresión botánica natural y aprovecha estas ferias para vender sus productos –telas, ropa y manteles–, Elisa Jiménez tiene un vivero en la carretera de Sant Josep. «Al venir, sentimos que estamos colaborando con el pueblo», puntualizó. También se reunieron ayer en esta zona, para promocionar sus productos, la entidad Mieles Ibiza, Joan Benet Aceite y la Cooperativa Agrícola de Sant Antoni, entre otros. Muy cerca, una pequeña exposición de maquinaria agrícola y la feria de animales captaron la atención de los más pequeños. Por la tarde, el ambiente se animó gracias al desfile de carros, la misa, la procesión y el ball pagès. Sin duda, este gran desfile, que concentró a payeses ataviados con sus trajes tradicionales, fue uno de los platos fuertes de la tarde. Otro de los espectáculos que emocionó a los asistentes fue la actuación del Grup Folklòric Sant Josep, que alentó a todos los presentes.