Para estas intervenciones se requiere un equipo de cardiólogos intervencionistas, anestesistas, enfermeras y auxiliares especializados.

1

La Unidad de Electrofisiología Cardíaca del Grupo Policínica acaba de incorporar la ablación cardíaca con catéter, un tratamiento que se realiza en la sala de hemodinámica cardíaca por parte de un equipo de cardiólogos, enfermeros, auxiliares especializados y anestesistas.
Según explicaron desde Grupo Policlínica, este tratamiento tiene dos partes: una diagnóstica y la terapéutica. «Los procedimientos tienen dos partes, una primera que es diagnóstica, en la cual identificamos cuál es el mecanismo que produce la taquicardia y localizamos dónde está el problema. La segunda parte es la propiamente terapéutica (ablación). En la ablación, una vez que tenemos localizado el foco que produce la taquicardia, con el catéter de ablación aplicamos una energía dentro del corazón, produciendo una destrucción del tejido (cicatrización) transformándolo en tejido eléctricamente inactivo. La taquicardia desaparece en el momento», explica el doctor Bieito Campos, responsable de la sección de Electrofisiología Cardíaca de Grupo Policlínica. En este sentido, este tratamiento «se hace con catéteres que se introducen normalmente por la ingle, casi siempre a través de la vena».

¿Qué es la taquicardia?

Según recuerda el doctor, la taquicardia es un ritmo cardíaco irregular y acelerado que, generalmente, se sitúa por encima de los 100 latidos por minutos. Además, la taquicardia se suele manifestar con palpitaciones, falta de aire, molestia en el pecho o bien mareos. También es frecuente encontrar entre la población la fibrilación auricular, que afecta en torno al 4% y 5% de población por encima de los 40 años. Para el tratamiento de ésta y otras taquicardias existe la técnica de la ablación cardíaca con cáteter.

Para este tratamiento en la sala de hemodinámica se ha incorporado un navegador que facilita el trabajo a los especialistas. Por un lado, permite localizar los catéteres dentro del corazón (reduciendo con ellos bastante la radiación de rayos X en el paciente). Por otro lado, su calidad de imagen aporta mucha precisión a la hora de localizar dónde está el problema. Eso facilita mucho la exactitud del diagnóstico y también del tratamiento. Según recuerdan desde Grupo Policlínica, la mayoría de los tratamientos suelen ser programados, con consulta previa con el paciente.

Convenio Ib-Salut

Desde Grupo Policlínica explicaron ayer que han incorporado este innovador tratamiento a su convenio con el Ib-Salut «con el fin de ofrecer un servicio más a toda la población de Ibiza y Formentera que lo necesite. Se estima que la actividad, por el volumen de población de las Pitiusas, será importante. Este convenio mejorará, por tanto, la calidad de vida de la población de las islas y evitará muchos traslados innecesarios», expresaron desde Grupo Policlínica.

Cabe destacar que la incorporación de esta técnica supone un paso más dentro de la sección de electrofisiología cardiaca del Grupo Policlínica. El equipo lleva años trabajando con la colocación de marcapasos y otros dispositivos, así como con consultas y seguimiento de arritmias. «El objetivo de la sección de electrofisiología cardiaca», explica el doctor Campos, «es ofrecer un servicio que cumpla con los máximos estándares de calidad en la asistencia. Por eso, hemos contado en el último navegador del mercado y con un equipo humano altamente experimentado. La idea no es crecer en cantidad sino en calidad asistencial».

Para estas intervenciones, que se realizan en la sala de Hemodinámica Cardiaca, se precisa un equipo de cardiólogos intervencionistas, anestesistas, enfermeras y auxiliares especializados.