Varias unidades del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil, el jueves, patrullando por el Passeig de ses Fonts y s’Arenal.  | Marcelo Sastre

37

Jueves. 13 horas. Dos vehículos del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil despliegan un filtro en la rotonda de acceso a Sant Antoni. En cuestión de segundos los ochos efectivos de esta unidad especializada instalan conos e indicativos. En la cabecera dos agentes ya identifican a un primer conductor mientras en el cierre del control, uno de los agentes sostiene un sistema de barreamiento, una cadena de pinchos que evitará    cualquier posible intento de fuga. Los agentes operan perfectamente coordinados.

Sant Antoni es el área principal de acción del GRS, una de las unidades de élite que desde junio refuerza las tareas de seguridad y control en la Isla. Desde su llegada han desplegado más de 260 dispositivos de seguridad o controles en los que han identificado a más de 800 personas y 300 vehículos. Controles en las carreteras y patrullas vigilando en puntos especialmente sensibles como la zona del West End.

En lo que va de temporada han practicado más de 25 detenciones por tráfico de drogas, robos o otros delitos, señalaron a Periódico de Ibiza yFormentera desde la Guardia Civil.

Garantía de seguridad

Las unidades del GRS van provistos de fusiles de asalto Heckler & Koch G36, HK MP5, o escopetas. Suelen patrullar las zonas de ocio y su presencia por el Passeig de ses Fonts o s’Arenal ya es una garantía de seguridad. El GRS conformaría la punta de lanza de un refuerzo sin precedentes en Sant Antoni, apuntaron las mismas fuentes.

En otro punto de la bahía de Portmany, la embarcación del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de Ibiza cumple con su cometido diario de vigilancia y control de las embarcaciones que navegan o fondean en la zona.

El grupo está integrado por los guardias Dani, Rafa, José, Manuel y Luis Miguel. Tanto el GEAS como la patrullera del Servicio Marítimo vigilan que todo transcurra con normalidad en las muy transitadas aguas de la isla en temporada.

Durante sus salidas controlan que no se produzcan fondeos sobre praderas de posidonia, verifican que los patrones y tripulaciones cumplan con la normativa y atienden cualquier incidencia que se encuentran en su zona de acción.

El GEAS cuenta con una embarcación en Ibiza y otra en Sant Antoni. Rescates en el mar o zonas acantiladas, retirada de muertos ilegales y apoyo en tareas ligadas a la llegada de pateras también están entre sus ocupaciones.   

Aduanas y fiscal

Paralelamente, la zona del puerto y los pantalanes del ClubNáutico son algunos de los puntos de actuación de las unidades de Fiscal y Fronteras de la Guardia Civil. Sus agentes controlan las documentaciones de las embarcaciones que amarran en Sant Antoni y cotejan cualquier posible incidencia o reclamación.

A estas unidades se suman en el día a día las patrullas de Seguridad Ciudadana que operan en Sant Antoni y colaboran con los operativos de la Policía Local.

Los refuerzos destinados por la Guardia Civil en Sant Antoni y su bahía también incluye la presencia de agentes especializados en casos de agresiones sexuales, una tipología delictiva que habían registrado un repunte en las últimas temporadas.

El control de la bahía de Portmany se completa con el helicóptero Cuco, que realiza tareas de vigilancia desde el aire.