Esta tienda fue objeto de un robo por el procedimiento del butrón durante este fin de semana | EVA GOMEZ

2

A la policía se le acumula el trabajo en la avenida Bartomeu Roselló de Vila, conocida popularmente como la 'calle de las franquicias'. Al menos otros dos establecimientos han sufrido robos después del atraco ocurrido hace ocho días en 'Blanco', comercio en el que un individuo con la cara oculta se llevó la recaudación del sábado tras empujar violentamente a una empleada poco antes de la apertura de la tienda.

Agentes de Policía Científica volvieron ayer a la citada avenida después de que en Pimkie se descubriera que personas desconocidas habían reventado la caja fuerte y se había apoderado de la recaudación del fin de semana.

Seguidos

Todo ello tras acceder al interior del establecimiento mediante el sistema del butrón. Horas antes, y a pocos metros, la 'víctima' fue una tienda especializada en moda de niño.

El robo en Pimkie fue «limpio». Todos los datos apuntan a que los ladrones sabían bien lo que hacían. Accedieron al local tras abrir una oquedad en un pared colindante a la que se llega por un inmueble de la calle trasera a la puerta principal. Al parecer, no ocasionaron daños colaterales. Fueron directos al lugar donde se hallaba la caja fuerte y se tomaron el tiempo necesario para abrirla.

El robo fue descubierto cuando los empleados llegaron para preparar la tienda para su apertura. Este periódico intentó contrastar los datos obtenidos por el suceso con responsables de este local, pero declinaron hacerlo. Según otras fuentes, la policía también está investigando otro robo perpetrado hace un mes en Vila, en la avenida de España, realizado por butroneros, que también lograron apoderarse del dinero que había en la caja fuerte. Se desconoce si este casoguarda relación con el ocurrido este fin de semana.