Tania Medina en el momento en el que le comunicaron la decisión del equipo médico. | Telecinco

0

Tras unos días complicados, Tania Medina recibió la noche de este martes el parte médico del equipo de Supervivientes. Carlos Sobera fue el encargado de comunicar a la concursante la decisión del programa: «Tras la exhaustiva observación y con la evolución que está teniendo el tratamiento administrado por nuestro equipo médico, éste ha dictaminado que puedes volver a la playa». La novia de Alejandro confirmó que ya se encuentra «mucho mejor» y que está «muy contenta» con la decisión.

Tania tuvo que ser evacuada de urgencia ya que presentaba molestias e incluso tenía dificultades para levantarse de la esterilla. Tal y como ella misma explicó sufría dolores de cabeza, episodios de vientre, dolor de barriga y escalofríos, entre otras dolencias. «Me siento un poco impotente, de mente estoy fuerte, pero de cuerpo no tanto. Quiero pensar que voy a estar bien pronto», indicó este domingo a Ion Aramendi en Conexión Honduras. Ahora ha podido regresar a la playa con sus compañeros, mucho más animada y con las pilas cargadas.

Noticias relacionadas

Por su parte Anabel Pantoja se salvó de la expulsión y, de este modo, los nominados de la semana son Marta Peñate, Kiko Matamoros y Nacho Palau. Gracias a los votos de la audiencia la sobrina de Isabel Pantoja podrá continuar en el reality, una salvación que recibió con gran alegría: «¡Gracias, os quiero!». Pero esta no fue la única noticia de la noche, el público también ha decidido dar una segunda oportunidad a Desirée Rodríguez tras el abandono voluntario de Juan Muñoz.

Su novio, Luciano, estaba presente en el momento en el que el presentador le dio el veredicto de las votaciones: «La respuesta del público a esta pregunta ha sido que sí seas repescada». «Qué bien, que buena noticia, muchísimas gracias a la gente que la ha dejado, ojalá dure muchísimo porque se lo merece», dijo visiblemente emocionado su chico. Por su parte, Desy se tomó su repesca con humor: «Mira que me lo esperaba, nada más que por verme aquí sola».