Juan Mestre

Juan Mestre

Así será imposible superarlo

Hay motivos para ser pesimista. La crisis sanitaria ha provocado el desastre económico, pero ha llegado la batalla política que hace imposible un acuerdo entre todos los partidos en el peor momento de la historia reciente de España.

Se nos ha ido de las manos

En algún momento todo se nos fue de las manos y con la pandemia han aflorado nuestras debilidades y contradicciones.

Un juez poco ejemplar

No sé si un juez de paz sirve para algo más que para oficiar bodas civiles y algún otro trámite menor, pero se supone que el cargo lleva implícito un comportamiento ejemplar ante sus vecinos.

Un poco de luz

No será por falta de optimismo, pero es difícil ahora mismo ver un poco de luz sobre cómo se arreglará la actual situación sanitaria y económica, que van tan ligadas, y que amenazan con decidir el futuro de millones de personas para los próximos años.

Somos culpables

Durante muchos años me tocó hacer un seguimiento de las vacaciones de la Familia Real en Mallorca.

Descuento de residente: hay abusos

No nos escandalicemos si el Gobierno central decide tomar medidas para controlar el gasto del descuento de residentes, que pasó del 50 al 75 por ciento de bonificación, lo que significa un mayor volumen de aportación pública a los vuelos interislas.

Mucho por investigar

La investigación en la Autoritat Portuaria no me ha sorprendido lo más mínimo y tampoco me extrañará si, fruto de la investigación en los próximos meses, se revisen las concesiones otorgadas en los últimos años por los actuales dirigentes, actualmente investigados por corrupción.

Simplemente política

Ya hemos salido de dudas. Las medidas que se adoptan para frenar el coronavirus en Baleares son más políticas que sanitarias.

Sigue la improvisación

Antes de que estallase la crisis sanitaria y se decretase el estado de alarma en España todos los que decíamos que el tema del coronavirus iba en serio éramos acusados de asustar a la población, de ser unos sensacionalistas, y de alarmar sin ningún motivo.

No es nuevo

El acoso y derribo que sufre el periodista Vicente Vallés por contar -que no opinar- sobre el asunto del móvil custodiado por Pablo Iglesias a su ex asesora no es un asunto nuevo