El aumento en el número de pruebas diagnósticas refleja el incremento de la positividad. | T. Ayuga

11

Baleares suma casi 40.000 personas enfermas de COVID. Un total de 39.013 de ellas están siendo atendidas en Atención Primaria mientras que hay otras 292 hospitalizadas en los distintos centros de las Islas y otras 73 están en las UCI en situación muy grave. El porcentaje de ocupación de camas UCI ya está en riesgo alto, con el 22,87 % del espacio habilitado para estos enfermos ocupado.

Los datos de contagios facilitados ayer por la Conselleria de Salut se mantienen más o menos en línea de los de estos últimos días. Ayer se notificaron 3.219 nuevos casos, por lo que el total de personas de Baleares que están enfermas de COVID o que ya han pasado la enfermedad es de 154.908. Ya han muerto 1.073 personas de las Islas por esta pandemia.

Uno de los datos más significativos de los que ayer facilitó la Conselleria es del porcentaje de positividad. Ayer fue del 36,6 %, uno de los más altos de la pandemia, lo que indica que la variante Ómicron sigue circulando con fuerza por las Islas.

La situación médica está teniendo consecuencias económicas y también laborales, ya que los enfermos controlados por Atención Primaria no pueden ir a trabajar para no seguir contagiando a otras personas. La situación afecta directamente a las pequeñas y medianas empresas hasta el punto de que el departamento laboral de PIMEM cifra en más de 10.000 las bajas laborales que ha sufrido durante el mes de diciembre.

Asegura que son 3.000 más que las que se han comunicado oficialmente y explica esta diferencia en que, en estos momentos, no se están comunicando por parte de muchos trabajadores las bajas COVID porque muchos de ellos están pasando el contagio de manera muy leve o simplemente sin síntomas.

Adaptación y teletrabajo
Alerta de que en los próximos días la situación puede ir a peor a la vista del índice de contagios. El presidente de PIMEM, Jordi Mora, asegura que la lectura positiva es que las vacunas «están funcionando» y que muchas empresas que pueden hacerlo se están readaptando a la situación con el teletrabajo, por ejemplo.

Según PIMEM, otro factor que incide en este aumento de bajas es el hecho que se tarden más de cinco días en dar las bajas laborales. La organización empresarial señala que todo ello está teniendo consecuencias económicas, especialmente en el caso del comercio, donde las bajas laborales han provocado reducción de personal y reducción de horarios afectando directamente al día a día de los comerciantes.