EDITORIAL

Busquets y Oliver ignoran las Pitiusas

Ibiza |

Valorar:

La vicepresidenta del Govern de les Illes Balears y consellera de Innovació, Recerca i Turisme, Bel Busquets, mantuvo ayer en Madrid una reunión con la secretaria de Estado de Turismo, Bel Oliver.

Busquets trasladó al Gobierno de España la solicitud formal de financiación para invertir en zonas turísticas maduras y mejorar así su competitividad. Para ello planteó que el Estado invierta 57 millones de euros a través de la firma de convenios, la concesión de subvenciones directas a empresas de la oferta complementaria y el dinero de convenios anteriores que tuvo que ser devuelto al Estado. La consellera balear de Turismo se mostró satisfecha por la acogida que habían tenido sus propuestas, según dijo.

Ni un euro

La sorpresa resultó mayúscula cuando se supo que de los 57 millones solicitados por el Govern a Madrid, no hay ni un euro para las Pitiusas, como si en Ibiza no hubiera destinos turísticos maduros necesitados desde hace tiempo de importantes inversiones para cambiar su modelo de negocio, el tipo de turismo que prolifera allí y, en todo caso, para que la inversión pública se ponga al nivel de la inversión que el sector privado, particularmente los hoteleros, han hecho para mejorar sus establecimientos. Se habló de Palmanova-Magaluf y de la Platja de Palma; y también de inversiones en Menorca. Pero nada para Ibiza ni Formentera.

Desprecio absoluto

Una vez más se constata el desprecio de los políticos mallorquines para con las Pitiusas. Con el centralismo que les caracteriza, las necesidades de Ibiza y Formentera son relegadas, cuando no ignoradas, como parece ser el caso. A fin de cuentas, tanto Busquets como Oliver son mallorquinas. Y además Bel Busquets pertenece a Més per Mallorca, formación política sin implantación visible en las Pitiusas.

Así se explica que no se conozca ninguna actuación para mejorar la competitividad de Platja d’en Bossa o Sant Antoni, proveniente de la conselleria que dirige desde que sustituyó a Biel Barceló. Sencillamente, las Pitiusas no les interesan ni mucho ni poco. No les interesan nada.