Editorial

El Govern consuma la amenaza

Ibiza |

Valorar:

En consonancia con la amenaza lanzada hace dos semanas y una semana después de haber dictado un confinamiento parcial para cuatro barrios de Palma, el Govern anunció ayer que los residentes de zonas de Vila y Sant Antoni sufrirán nuevas restricciones a la movilidad a partir del viernes a las 22 horas. Hoy se desplaza a la isla la consellera de Salut, Patricia Gómez, para comparecer en la sede del Consell d’Eivissa junto a los alcaldes de ambos municipios y el presidente de la primera institución ibicenca, puesta en escena que demuestra la unidad con la que todas las instituciones están tratando de combatir la pandemia.

Frenar la curva.
A la vista de que el número de contagios nuevos diarios no se reduce de forma notable, ayer otros 55 nuevos casos y un tercer fallecido, el Govern recurre a medidas más drásticas sin desvelar cuál está siendo el resultado de las mismas en los barrios de la capital balear en la que ya están implementadas. Las medidas serán similares a las adoptadas la semana pasada, de lo que se deduce que no habrá un toque de queda formal, aunque la actividad comercial y de ocio deberá echar la persiana a las 22 horas, lo que reducirá la movilidad de forma notable. El aforo será del 50% como máximo y las reuniones serán limitadas a cinco personas.

Movilidad restringida.
La medida se aplicará a zonas concretas que hoy conoceremos. Los residentes en las mismas tendrán movilidad plena dentro de las mismas, aunque la recomendación es que se queden en casa, y solo podrán traspasar la frontera por razones justificadas, entre ellas ir a trabajar. De la misma forma, los residentes en otras zonas no podrán acceder a las mismas. El impacto de la medida no puede ser valorado hasta conocer las zonas concretas que sufrirán el confinamiento parcial y el número de ciudadanos que se verán afectados por una medida de la que ha quedado excluido el municipio de Sant Josep, a pesar de tener el mismo nivel de contagios que Sant Antoni. La dispersión de la población ha llevado al Govern a descartar su confinamiento parcial, al menos, de momento.