Coronavirus

Verónica Juan Spiteri: «Que a diez días del final de junio no se sepa si se van a prolongar los ERTE clama al cielo»

| Ibiza |

Valorar:
Verónica Juan frente a la Bahía de Portmany, donde empezó en el negocio familiar.

Verónica Juan frente a la Bahía de Portmany, donde empezó en el negocio familiar.

Arguiñe Escandón

A pocos días de que se inicie esta ‘nueva normalidad’ que el Gobierno ha enunciado en su programa de fases, Verónica Juan Spiteri (Ibiza, 1972) ha cogido las riendas de Pimeef Restauración, principal patronal del sector.

— Coges el testigo de la asociación en un momento complejo, ¿por qué ahora?
—Las elecciones estaban en el horizonte desde hacía tiempo pero se fueron retrasando y luego llegó la pandemia de Covid. ¿Es un momento complicado? Sí, si que lo es, pero eso me hace cogerlo con más ganas si es posible. No me asustan los retos.

— ¿Cuáles son tus mayores preocupaciones como presidenta en este momento?
—Me preocupa mucho el invierno, porque las repercusiones económicas van a ser muy duras. En nuestro sector hay mucho autónomo, mucho pequeño empresario. No se está llevando al día todo el tema de los ERTE técnicamente, todo está tardando mucho en materializarse. Estamos todavía a expensas de lo que pase esta temporada, pero ya vemos que el invierno será duro.

— Entiendo que es porque el verano suele ser el grueso de las ganancias, ¿verdad?
—El verano es el ingreso. Hay varios asociados que son restaurantes de todo el año, pero aún así ellos no pueden comparar lo que es la rentabilidad de un fin de semana en invierno a lo que es en verano. Sino se hace dinero en verano, tampoco da para mantener el restaurante en invierno.

— Respecto a los ERTE, ¿cómo veis el panorama para el sector?
—Nosotros empezamos con unas reglas, los trabajadores estaban en situación de ERTE y podías recuperar a los trabajadores a medida que te hacían falta. Esto era lo que nosotros sabíamos a día 11 de mayo, que es cuando empieza la fase 1. Los más valientes se lanzaron a abrir, con el 50% de las terrazas. El día 13 resulta que no, que ahora si sacas a alguien del ERTE, la medida solo te exonera del pago de una parte de la Seguridad Social. Una medida que, vista para una fábrica grande, es beneficiosa. Tienes que poner en marcha tu fábrica con todo. Pero para el sector que yo represento ha sido un desastre. Porque aquel que dijo que se lanzaba y abría y si no funciona vuelvo al ERTE, ya decidió no abrir. Los que abrieron con terraza al 50%, no tenían clientela como para poner en marcha a toda su plantilla. El interior no se podía usar. Entonces si decidía poner a trabajar a uno de cocina y alguien sirviendo ya era un problema, porque eso implicaba pagar una parte de la seguridad de los que quedaban en ERTE y no había ingresos. Esto se nos dice una vez que ya nos habíamos puesto en marcha. Es algo que no tiene nombre.

— También reclamáis que los ERTE por fuerza mayor se extiendan en el tiempo.
—La fecha de 30 de junio la estableció el Gobierno hace meses. ¿De verdad que no han tenido tiempo de revisar esto? Estamos a 10 días y todavía no sabemos lo que va a pasar. La incertidumbre para el sector empresarial es muy poco rentable.

— ¿Cómo se ha llevado este tema con las instituciones?
— El Govern está hablando y ha trabajado mucho. Hemos contado desde el principio con el apoyo del Govern. Esto es importante que se sepa. Todas las instituciones, a nivel local, insular y autonómico han trabajado duro. Han sido muchos sábados por la tarde de reuniones virtuales con los responsables de Turismo de Mallorca y compañeros de patronales. Estábamos confinados pero trabajando para intentar arreglar esto. Pero es hora de pedir explicaciones. Tienen nuestra vida en sus manos y esto ya no es viable. A 10 días no saber cómo va a resolverse este tema clama al cielo.

— ¿Ya ha iniciado las reuniones con instituciones? ¿Qué piden?
—Llevamos días con rondas con los diferentes ayuntamientos. Llevamos tiempo trabajando, desde antes de mi nombramiento. Cuando salió el tema de las terrazas pedimos la ampliación de la ocupación de la vía pública, la exoneración de las tasas, estamos viendo como se trata el tema de las tasas basuras, aplazamientos del IBI… son temas que se refieren a la necesidad más inmediata que es la liquidez. Después ya atacaremos otras cuestiones.

— Tras la vuelta a la actividad algunos negocios empezaron a trabajar con mamparas y medidas, cuanto menos curiosas, ¿qué pensó?
—Yo fui de las primeras que recomendé esperar. Ya lo pasamos con la ley antitabaco. Todo el mundo se gastó un dineral en preparar los establecimiento y al final la cambiaron. Entonces, viendo esto, recomendamos esperar y ver qué se publicaba. Respecto a las medidas que luego se impusieron, bueno, yo estaba muy contenta de que nos dejasen salir. Entonces, si eso era lo que había que hacer para tomarse un café, pues eso se hará. No nos olvidemos que hace poco estábamos todos confinados en casa.

— ¿Qué cambios ha notado entre los consumidores?
—A mí lo que más me apena es la ausencia de contacto físico. Los abrazos y los besos, tan mediterráneos. Hay menos interacción, la gente duda si acercarse, si no, hasta dónde. Veo a la gente muy concienciada respecto a la limpieza de manos, seguir los flujos de entrada y salida o esperar a que te sienten. Son temas que vamos a tener que incorporar a nuestro día.

— Una aplicación de reservas para restaurantes decía hace poco que se había producido un incremento en las reservas, ¿han notado esta tendencia?
—Lo que se ha notado más es que las reservas se producen antes. Ya no vas a ver lo que pasa. Al tener aforos limitados y saber que no puedes estar rondando por el restaurante o el bar, hace que la gente quiera ir a tiro hecho. Tengo la reserva a tal hora. Sobre todo en los restaurantes, donde suele venir todo el mundo con reserva previa.

— Juan Riera, el anterior presidente, trabajó mucho para impulsar el uso del producto local, ¿seguirá esta línea?
—Definitivamente. Es una de nuestras señas de identidad. Las campañas de Sabors fueron impulsadas por la Pimeef en su día y es una línea de actuación maravillosa en la que se ha hecho una gran labor entre todo el equipo. Seguirá siendo uno de nuestros caballos de batalla seguro. Ahora más que nunca tenemos que estar unidos la restauración y los productores.

— ¿Que otros hitos tiene en el horizonte como presidenta?
— Uno de mis hitos es que Pimeef Restauración sea un enlace entre los empresarios y las instituciones. Quiero que sea la voz del empresariado de restauración en Ibiza. Ya somos el más representativo, pero quiero seguir trabajando con mi equipo para hacerlo aún más fuerte. Tenemos muy presente el tema de la escuela de hostelería que vamos a seguir empujando para ponerla en marcha. Sobre todo ahora es importante darles una salida profesional digna a nuestros jóvenes. El tema de poder dar una formación para empleos que tantas veces se realizan sin formación alguna dignifica al sector. Había otros proyectos, pero se han visto afectados por la Covid-19 y los tendremos que posponer.

— ¿Qué aportará al sector esta escuela de hostelería?
—Sobre todo dignificar el trabajo. Si los empresarios pedimos que nuestro personal tenga una formación, esta escuela es fundamental. No te interesa que te llegue alguien que no sabe hacer las cosas, que no sepa pinchar un barril, poner un americano o servir bien un tequila. Entonces, es importante para nosotros dotar a esta escuela de prestigio y que la juventud de las Pitiusas quiera quedarse aquí, formarse y tener una gran salida.

— Sé que es difícil hacer previsiones, pero ¿cómo ve la temporada?
—Complicada. Nosotros estamos barajando caídas 40% de beneficios, como en otros sectores. Dentro de poco llevaremos a cabo una encuesta del sector con la que podremos hacer una radiografía certera del impacto de la Covid en la restauración de Ibiza y Formentera. Esto nos dará una información importante.

— Por lo que saben, ¿qué impacto ha tenido hasta ahora? ¿Se han perdido muchos negocios?
—Si de un plumazo te quitan dos meses, en muchos casos tres. Encima uno de ellos tan importante como es junio. Los números no salen. No nos olvidemos que el sector no empieza a trabajar con número medio normales a partir del lunes. Hasta ahora se trabaja a trancas y barrancas, con restricciones aquí y allá. Mucho trabajo, mucho esfuerzo e inversión por parte de los empresarios en material y formación. Que también ha sido un esfuerzo del personal para ponerse al día. No nos olvidemos de que el personal de los bares, restaurantes y cafeterías ha tenido que hacer un esfuerzo muy importante. Hay que tenérselo en cuenta. De hoy para mañana cambiaban muchas reglas y había que estar al día. Creo que el sector ha mostrado una entereza importante. Adaptarse a cambios constantes.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.