Vista del primer hotel puente de Ibiza. | Toni Planells

12

Tras dos años de pandemia la confusión y el caos siguen siendo el pan nuestro de cada día a la hora de tener que afrontar un establecimiento hotelero un positivo Covid de unos de sus clientes. Al no haber unos protocolos claros e informados a todos los hoteleros de la isla, la investigación y las ganas de ayudar por parte de los trabajadores de los establecimientos turísticos suele ser la pauta a seguir.

De hecho, ni tienen formación para atender debidamente a pacientes con covid ni tienen ningún tipo de autoridad para impedir que abandonen sus habitaciones.

Uno de los muchos ejemplos de este caos se vivió el 21 de julio, cuando el recepcionista de unos apartamentos ubicados en la Bahía de San Antonio llamó al teléfono de infocovid Baleares al haberse detectado un positivo en una de sus clientas. Desde este teléfono les remitieron a una dirección de correo electrónico gapm.gestorturisme@ibsalut.es, desde donde les remiten un cuestionario, les piden la documentación de la cliente afectada y de su pareja y le marcan como traslado prioritario a hotel puente ese mismo día.

Al cabo de una hora le llaman para concretar la recogida de los clientes y, al comprobar que se trata de un establecimiento de la isla de Ibiza, le dicen que ese servicio es únicamente para Mallorca, por lo que les vuelven a redirigir al teléfono de infocovid para que les faciliten otra dirección de correo electrónico.

Un señor de Asturias

Allí le aseguran no tener ningún otro correo electrónico al que se pueda dirigir, y remite al empleado a un número de teléfono fijo de la isla de Ibiza. Ese número resulta ser el del hospital de can Misses, donde tampoco tienen ninguna idea de con quién se tienen que poner en contacto para concertar un traslado al hotel puente, por lo que le dirigen al teléfono de la UVAC (Unidad Volante de Asistencia al Coronavirus).

Desde este departamento les facilitan un número de teléfono móvil específico para traslados en la isla de Ibiza. Sin embargo, cuando el recepcionista se pone en contacto con este número le contesta «un señor de Asturias», que se muestra más que cansado de que le llamen desde Ibiza para preguntarle por traslados Covid.

El recepcionista vuelve a ponerse en contacto con la UVAC, que le vuelve a facilitar el mismo número de teléfono del señor asturiano. Al hacerles ver el recepcionista que este número no es el correcto, hacen las pertinentes comprobaciones y se dan cuenta de que están remitiendo a todos los que llaman a un teléfono erróneo. Finalmente la UVAC logra obtener el teléfono correcto.

Una vez que por fin se pone en contacto con el teléfono de traslados Covid para Establecimientos Turísticos, desde este departamento le indican que están «saturados» y le remiten a una dirección de correo electrónico (cccovid@asef.es) para que envíen la documentación de los clientes, que pasan a estar en lista de espera para designarles un médico de familia y una plaza en el hotel puente (y todo esto cuando ya estaba en marcha el nuevo hotel puente, a escasos 200 metros de este establecimiento en cuestión).

Al cabo de un par de días, y al ver que no hay ningún tipo de respuesta por parte de las autoridades sanitarias y tras mantener a sus clientes en cuarentena, el recepcionista vuelve a ponerse en contacto con el teléfono de traslados, donde únicamente les dicen que ya les llamarán.

Al séptimo día de encierro sin tener noticias de las autoridades sanitarias, la mujer da negativo en test de antígenos, por lo que los familiares deciden trasladarla para que se haga una PCR, que también dio negativa. Tres días después volvió a su país.

El 4 de agosto hizo 15 días desde que el recepcionista se pusiera en contacto con traslados «y aún a día de hoy nadie nos ha dicho nada», y eso que según ha podido saber el Periódico de Ibiza y Formentera los dos hoteles puente de Ibiza se encuentran por debajo del 50% de ocupación.

El recepcionista también denuncia que, cuando son los propios clientes los que se ponen en contacto con las autoridades sanitarias, estas les dicen que el Govern balear se hará cargo del pago de su estancia. Sin embargo, cuando es el hotelero el que pregunta para poder cobrar esos días, desde el Govern les dicen que ellos no pagan ninguna estancia.

Desde el Área de Salud de Ibiza y Formentera confirmaron a este periódico que el Govern no se hacía cargo del pago de estas estancias. Asimismo, recordaron que si un turista tiene alojamiento no tiene por qué ser trasladado al hotel puente, «es una opción que se da a las personas que no tienen alojamiento para pasar el aislamiento», señalaron.

Desde el Área de Salud pitiusa reconocieron a su vez no tener disponible el dato de cuántas personas están pasando la cuarentena o el aislamiento por su cuenta en hoteles, apartamentos, viviendas turísticas o en cualquier otro tipo de alojamiento.