Miquel Payeras

Miquel Payeras

El golpe

Si fuera un golpe de Estado, estaría dirigido por un sargento chusquero. Así lo ha retratado Josep Borrell. Imposible mejorarlo.

El trío

Un absurdo de proporciones tan hercúleas como que acuerden investir a un presidente el PSOE, Podemos y Ciudadanos debería llevarnos a la carcajada.

Desvergüenza

El líder del PSOE ha recibido un regalo de su fraternal enemigo Mariano Rajoy. La nominación del ex ministro para asuntos de Panamá, José Manuel Soria, para ocupar uno de esos internacionales chollos fabulosos que se regalan a colegas de profesión política con el mismo rango y en condición vacante, para el caso en el Banco Mundial, ha dejado en evidencia a Rajoy, al ministro Luis de Guindos y a toda la cúpula del PP que sale a defender lo indefendible.

El último tabú

Hasta ahora se había mantenido, mal que bien, la última de las prácticas de la buena política que quedaba vigente: no meterse en casa ajena más de lo que la costumbre del teatro del oficio permitía o aconsejaba.

El límite

Fue durante la legislatura del primer Pacto de Progreso (1999-2003) cuando la entonces consellera de Medio Ambiente, Margalida Rosselló, de Els Verds de Mallorca, y su compañero de militancia en el mismo partido pero en Ibiza, Joan Buades, plantearon las bases del debate sobre el límite del número de turistas que llegan anualmente a Baleares.