Una clienta compra un test de antígenos en la farmacia. | Daniel Espinosa

26

Gestos de desconcierto y confusión detrás de los mostradores de algunas farmacias ibicencas tras conocer que, supuestamente, ayer comenzaba en Baleares el servicio que permite a las boticas, que cumplan los requisitos del Servei de Salut (IbSalut), validar los positivos de coronavirus detectados con tests de antígenos en sus establecimientos.

Es el caso de la Farmacia Mercat Vell. Según la titular Amanda Tur, la falta de tiempo e información por parte de la Conselleria balear de Salud ha ocasionado que esta botica todavía no se haya adherido al programa. «Justo ahora [por ayer por la tarde] estaba informándome de la sesión informativa que han ofrecido desde el Govern. Antes de inscribirnos, queremos documentarnos bien», explicó mientras uno de los clientes compraba un test de antígenos.

Formación
En este sentido, ayer desde IbSalut se impartió una formación de 14.00 horas a 15.00 horas mediante un webinar para explicar a las farmacias interesadas cómo ejecutar el nuevo protocolo de actuación ante el COVID-19 a través de la plataforma.

Un procedimiento con el que podrán agilizar las bajas laborales de los pacientes infectados que acudan a dichas farmacias a hacerse la prueba. Esta herramienta, según Salud, bajará la presión que están viviendo, en esta sexta ola, los centros de Atención Primaria. No obstante, este nuevo sistema ha pillado por sorpresa a muchos farmacéuticos de la isla. Según el boticario Javier Ramírez, de la Farmacia Juan A. Marí, estos espacios tienen que cumplir una serie de requerimientos para poder adherirse a este programa. Unas condiciones que, según Ramírez, a día de ayer no estaban muy claras.

Requisitos
Entre los requisitos que exige IbSalut para que las farmacias estén acreditadas se encuentra que tengan un espacio aislado e independiente para la realización de las pruebas, la disponibilidad de un farmacéutico que supervise, en todo momento, dicha práctica y la disposición del material sanitario adecuado.

En esta línea, muchas de las boticas, al creer que no cumplían con estas condiciones, no han presentado ninguna solicitud para poder adherirse. Desinformación que también desconcertó a la farmacóloga María Torres, la titular de la Farmacia María Torres Prats en Santa Gertrudis, una de las tres boticas que, por el momento, están inscritas al programa. Las otras dos son la Farmacia Melania Vacas en Sant Josep y María José Julve en Portinatx. Según esta profesional, ella también pensaba que no cumplía los requisitos, puesto que no dispone del espacio necesario, pero desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Baleares COFIB, le dieron ciertas pautas, como la colocación de un biombo que pueda actuar como separador entre ambos espacios.

«Todavía no está lista la plataforma, tenemos que recibir unas claves de IbSalut para poder acceder a la aplicación. Si todo va bien, mañana –refiriéndose a hoy– ya empezaremos a habilitar las citas previas para la realización de las pruebas», informó Periódico de Ibiza y Formentera.

Al cierre de esta edición, sólo tres boticas notificarán, a partir de hoy, los casos positivos a IbSalut para agilizar el trámite de las bajas laborales. Asimismo, sorprende la poca respuesta y participación de las farmacias de Vila. Por este motivo, este periódico se desplazó hasta las calles Aníbal y Antoni Palau para conocer las causas.

«No tenemos espacio, ni personal para responder en condiciones. No podemos habilitar ninguna zona aislada dentro del establecimiento», subrayó el boticario David Tur, de la Farmacia Carreño Villangómez. La mayoría de espacios de esta zona de Ibiza resaltó la falta de recursos para abordar el protocolo. No obstante, también existen otros motivos de rechazo al nuevo sistema de actuación. Por ejemplo, en el caso de la Farmacia Josefa Torres, una de las causas es que esta iniciativa es a «cero coste».

«Todo nos lo tenemos que costear nosotros, el material sanitario, el equipo... en ningún momento nos han incentivado para conseguir más boticas que se adhieran a la plataforma de datos. Además, no disponemos de los recursos necesarios», afirmó uno de los farmacéuticos.

Protocolo

Un vez llegue el paciente a la farmacia adherida al programa, se desplazará a la zona habilitada para los test. Este espacio estará bajo la supervisión de un profesional sin que interfiera en la actividad habitual del establecimiento. Una vez realizada la prueba, la farmacia transmitirá su resultado a Salut, sea éste positivo o negativo, para desvirtuar lo mínimo las estadísticas.

Por otra parte, se asesorará al ciudadano en los pasos a seguir si es positivo. Se le mostrará la web de IbSalut, que es donde podrá pedir la baja laboral. En este sentido, según el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Baleares, Antoni Real, el listado actual no es el definitivo, puesto que todavía se están realizando los procesos de acreditación.

«En Ibiza se quieren adherir 11 farmacias, un 40 % del total, pero primero nos tienen que entregar todos los informes y ver si cumplen todos los requisito», subrayó. En total, de las 170 farmacias interesadas en Baleares, unas 40 han sido acreditadas y pueden validar los test de antígenos positivos.